La FAO afirmó hoy que Centroamérica ha tomado la decisión correcta al "poner como prioridad número uno la seguridad alimentaria", que podría verse seriamente afectada por el alza en los precios de alimentos como el maíz, básico en la dieta de la región.

El Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) se comprometió el miércoles a impulsar programas de producción, transformación, almacenamiento y abastecimiento de alimentos en la región, en una cumbre de presidentes celebrada en Managua.

El representante en Nicaragua de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Gero Vaagt, valoró positivamente la decisión del Sica, y expresó a periodistas que el organismo mundial "está claramente dispuesto a acompañar" a la región "con todos los esfuerzos" en su lucha contra el hambre.

En Centroamérica la mayoría de sus más de 45 millones de habitantes son pobres, y la zona es una de las vulnerables a los efectos del cambio climático, que provocan inundaciones o sequías.

El Sica ordenó la creación de mecanismos de contingencia "ante potenciales condiciones de especulación" en los precios de los alimentos, que permita a la región contar con una "reserva estratégica" para satisfacer la demanda de la población.

La declaración final de la cumbre de Managua incluyó la orden a la secretaría general del Sistema de continuar promoviendo estrategias regionales vinculadas a la seguridad alimentaria y nutricional, y dar seguimiento a los precios de los alimentos básicos.

Según el índice de precios de la FAO, el costo de los alimentos ha subido un 6 % hasta julio pasado, impulsados por el aumento de los cereales (17 por ciento) y el azúcar (12 por ciento).

La Organización no Gubernamental Intermón Oxfam alertó este jueves en Madrid de que el incremento en los precios del trigo, el maíz o la soja puede tener consecuencias "catastróficas" para los países en desarrollo que dependen de la importación de estos cereales.

La ONG indicó que entre las principales causas de la subida de los precios está la sequía que ha azotado a muchos países, principalmente a Estados Unidos, aunque también alertó que la "especulación" golpea al sector.

Según Intermón Oxfam, el 80 % de las exportaciones de cereales proviene de solo cinco países y están controladas por cuatro grandes compañías, por lo que la portavoz de la organización en España, Lourdes Benavides, instó a los líderes mundiales a "frenar la especulación".

El Banco Mundial también ha alertado que la crisis europea y la nueva alza en los precios de los alimentos puede golpear fuerte a Centroamérica, muy dependiente de las importaciones de alimentos de Estados Unidos.

El director del Banco Mundial (BM) para Centroamérica, Felipe Jaramillo, dijo el pasado 31 de julio en Panamá que la sequía en Estados Unidos impulsó, entre junio y julio pasados, entre un 35 % y un 50 % los precios del trigo, el maíz y la soja.

Por ello, Jaramillo recomendó a la región contar con reservas y ahorros fiscales que puedan ser utilizados en programas sociales en caso de que los precios de los alimentos se disparen.