Aborígenes de El Salvador conmemoraron hoy el Día Internacional de los Pueblos Indígenas con un llamado al Gobierno para ser reconocidos y un mayor respeto a sus derechos humanos.

"Nos negaron en una época y nos siguen negando", por lo que es necesario que el "Gobierno nos reconozca constitucionalmente", dijo en un acto conmemorativo Elba Pérez de la Asociación Nacional Indígena Salvadoreña (ANIS).

El procurador salvadoreño de Derechos Humanos, Óscar Luna, señaló que es importante "la ratificación de la reforma constitucional para que se reconozca los derechos de las personas y los pueblos indígenas", debido a que aún siguen siendo "discriminados, invisibilizados y estigmatizados".

La situación del pueblo indígena en este país "es algo difícil (...) por toda la situación histórica que se ha vivido desde 1932", cuando la más grande insurrección indígena fue reprimida por el entonces presidente militar, Maximiliano Hernández Martínez, indicó a Efe Jesús Amadeo Martínez, de origen Lenca.

Algunos especialistas estiman que en el hecho murieron cerca de 25.000 indígenas y que a raíz de la masacre la identidad cultural aborigen casi desapareció en El Salvador.

Según Martínez, integrante del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), "la más profunda" discriminación que en la actualidad viven "es que el Estado no reconoce que existimos", aunque indicó que también hay otras violaciones en "cuanto a la forma y a las prácticas" que utilizan para la salud, entre otras.

Además pidió al Gobierno firmar y ratificar el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales de Países Independientes, para que sus derechos no sean tan vulnerados.

Según Luna, este sector de la población "no tiene oportunidades de trabajo", ni "opciones de vida favorables".

"El Estado salvadoreño debe crear políticas públicas encaminadas a garantizar el buen vivir de los pueblos indígenas, contribuyendo así al respeto y conservación de la seguridad alimentaria (...), la protección del medio ambiente, descontaminación de las aguas", señalaron en un comunicado los indígenas y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

Los aborígenes salvadoreños realizaron en la Plaza de las Américas, conocida como Salvador del Mundo, un colorido ritual de reivindicación de sus derechos y agradecimiento a sus ancestros a través del fuego sagrado.

Se calcula que de los 5,7 millones de habitantes de este país centroamericano un 17 % son indígenas lenca, nahuat y cacahuirá.