Google pagará una multa récord de 22,5 millones de dólares para poner fin a los señalamientos de que violó una promesa de privacidad al rastrear furtivamente a millones de internautas que utilizan el navegador Safari de Apple.

La pena anunciada el jueves por la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) corresponde con la cifra que The Associated Press y otros medios de comunicación habían reportado el mes pasado. Es la multa más elevada que la FTC ha impuesto contra una compañía por violar un acuerdo previo con la agencia.

En el último acuerdo Google Inc. no admitió haber hecho nada irregular.

La multa no tiene que ver con la recolección de datos de parte de Google, sino por haber tergiversado lo que estaba sucediendo. En octubre pasado, la compañía propietaria del motor de búsqueda más popular firmó un acuerdo por 20 años que, entre otras cosas, incluyó un compromiso suyo de no engañar a los consumidores sobre sus prácticas hacia la privacidad.

La FTC abrió hace seis meses la investigación sobre las actividades de usuarios de Safari, después de que un investigador de la Universidad de Stanford reveló que Google había logrado burlar las defensas de Safari que se supone deben evitar que terceros rastreen la actividad de los internautas sin su permiso.

El seguimiento virtual se realizó mediante miniprogramas llamados cookies, que ayudan a los servicios de internet y a los anunciantes realizar trabajo de mercadotecnia con base en el análisis de los intereses implícitos en la navegación de una persona por internet.

Google retiró inmediatamente su tecnología intrusiva de Safari después de que se reportó la manipulación.

Sin embargo, el hecho de haber eludido la configuración integrada por Apple en su navegador pareció contradecir una declaración publicada por Google en su centro de ayuda en línea, en el cual aseguró a los usuarios de Safari que no necesitaban hacer nada más para asegurar que Google no rastrearía sus actividades en línea.

La aparente contradicción entre las palabras y la acciones de Google fueron el foco de la investigación de la FTC.

La multa impuesta a Google superó la de casi 19 millones de dólares que la Comisión Federal de Comercio le impuso a una firma de telemercadeo acusada de engañar a la gente haciéndoles creer que efectuaba donaciones a organizaciones de beneficencia.