La decisión que tomaron los países centroamericanos durante una cumbre celebrada en Nicaragua, de poner en marcha acciones conjuntas para garantizar la seguridad alimentaria de la región, recibió el jueves elogios del representante de la FAO en esta nación, Gero Vaagt.

"La seguridad alimentaria debe ser el lugar número uno en las prioridades y es una elemento clave para la integración de los países centroamericanos, y si hay una situación de sequía como ahora, que afecta a estos países pues lo indicado es tomar medidas comunes", dijo a la prensa el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

Tres presidentes centroamericanos y los cancilleres del resto de la región, más República Dominicana, se reunieron el miércoles en Managua para celebrar una cumbre extraordinaria del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, al cumplirse el 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Esquipulas, que acabaron con la guerra que vivía el istmo en los años 80.

Durante ese encuentro, los mandatarios de Nicaragua, Daniel Ortega; El Salvador, Mauricio Funes, y Honduras, Porfirio Lobo, junto con representantes de República Dominicana, Costa Rica, Guatemala y Belice emitieron una declaración de seis puntos en los que definieron una estrategia para garantizar la seguridad alimentaria ante los efectos del cambio climático y reforzar los acuerdos relacionados con seguridad pública a nivel regional.

La sequía provocada por fenómenos naturales como El Niño ha afectado la agricultura de caña, cacahuates, sorgo y arroz, en el occidente de Nicaragua, donde según autoridades climáticas y productores, no ha llovido en el último mes y medio.

"Es muy acertado pensar en un mercado común de alimentos en Centroamérica, hay condiciones y se debe implementar, porque eso no da espacio para especulación y da estabilidad a los precios", dijo Vaagt.

La declaración de los presidentes del istmo determina impulsar programas de desarrollo territorial para la producción, transformación, almacenamiento y abastecimiento de alimentos a nivel familiar y comunitario en Centroamérica.

A la vez ordena crear mecanismos de adaptación, prevención, gestión de riesgo, y contingencia para evitar la especulación de precios y garantizar las reservas estratégicas de alimentos para la región.

De igual forma el documento emitido luego de la cumbre de presidentes, establece realizar un monitoreo de evaluación de indicadores de desarrollo humano y seguridad alimentaria nutricional, el cual debe ser presentado por el SICA periódicamente a los Jefes de Estado para que estén al tanto de la situación.