El grupo eléctrico Enersis anunció hoy que mantiene su intención de realizar un aumento de capital criticado por accionistas minoritarios, pero dijo que cumplirá unas indicaciones de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), que observó un conflicto de interés en la operación.

En ella, Endesa Latinoamérica, filial en la región de Endesa España, controladora de Enersis, traspasaría al grupo chileno sus participaciones en trece activos, tasados en 4.862 millones de dólares, mientras que los accionistas minoritarios aportarían los 3.158 millones restantes.

Entre esos accionistas se encuentran, con un 13 % de los títulos, las administradoras de fondos de pensiones (AFP) de Chile, que gestionan los ahorros de unos 9,5 millones de trabajadores.

Las AFP dudan de que los activos que aportaría el socio mayoritario valgan realmente 4.862 millones y cuestionan el destino del dinero que se recaudará, al tiempo que acusan a Endesa de querer obtener financiación en Chile para paliar sus dificultades en Europa.

Por ello pidieron la intervención de la Superintendencia de la SVS, que en un pronunciamiento emitido el pasado 3 de agosto, estimó que Enersis debía revisar el anunciado aumento de capital por considerar que existe un "conflicto de interés".

El organismo regulador indicó además que, dado su origen y envergadura, la operación debía ser revisada por el comité de directores y el directorio para cumplir con la Ley de Sociedades Anónimas.

El directorio había considerado que la operación no estaba regulada por esa norma, sino que en este caso la relación se da solamente entre los accionistas, y no entre uno o más de éstos y la sociedad, y sería, por lo tanto, de aprobación exclusiva de la junta de accionistas.

Los miembros del directorio sostuvieron este jueves en Santiago una reunión de más de tres horas para analizar las observaciones hechas por la SVS.

Posteriormente, en un comunicado de respuesta remitido a ese organismo, manifestaron su "intención de continuar con el proceso de aumento de capital que había propuesto el controlador".

Pero señalaron que ese proceso será "complementado con los procedimientos que resulten pertinentes para los efectos de cumplir con las disposiciones contempladas en el Título XVI de la Ley de Sociedades Anónimas", tal como había solicitado la Superintendencia.

Por ello resolvieron postergar la convocatoria a una junta de accionistas, citada inicialmente para el 13 de septiembre, hasta una nueva fecha aún por determinar, y convocar una nueva reunión del directorio para el próximo 22 de agosto con el objetivo de definir los pasos a seguir.

El presidente de Enersis, Pablo Yrarrázaval, declaró "estar optimista de que la decisión del directorio facilite un entendimiento entre los accionistas, que sea favorable para Enersis y para Chile", según figura en otro comunicado enviado a la prensa.

Enersis está controlada en un 60,6 % por Endesa España (a través de su filial Endesa Latinoamérica), propiedad a su vez en un 92,6 % de la italiana Enel.