El popular y televisivo yogui indio Ramdev inició hoy un ayuno de tres días con la puesta en marcha de una multitudinaria protesta en Nueva Delhi contra el dinero negro y a favor de una ley anticorrupción.

Hasta la explanada de Ramlila, en el corazón de Delhi, llegaron varios miles de personas -algunas, haciendo ondear la bandera nacional- que cantaban eslóganes contra la corrupción mientras el yogui iniciaba la protesta, de duración indefinida.

Ramdev ha unido sus fuerzas al movimiento del activista gandhiano Anna Hazare, quien mantuvo hasta la semana pasada con poco éxito un ayuno para pedir al Gobierno la aprobación de una ley contra la corrupción, el caballo de batalla del movimiento.

"Nuestra lucha por esa ley no ha terminado. Tendrán que aprobar una ley fuerte para el pueblo de la India, y no la débil versión de la misma que defiende el Gobierno", aseguró Ramdev en declaraciones retransmitidas por las televisiones indias.

El yogui es muy popular entre las clases medias del país gracias a un programa de televisión en el que enseña técnicas de yoga, y el año pasado ya inició una protesta en Ramlila que concluyó cuando la Policía irrumpió en el recinto.

De acuerdo con distintos medios, antes de llegar al punto de la protesta, Ramdev acudió a los memoriales de "Mahatma" Gandhi y del luchador por la independencia Bhagat Singh para rendirles homenaje.

La Policía de Delhi ha dado permiso al movimiento para acoger a 30.000 personas al día hasta el 30 de agosto.

En los últimos años, tribunales y movimientos sociales han elevado a la agenda política india el problema del dinero negro: según diversos estudios, entre 462.000 y 1,4 billones de dólares han sido evadidos del país.

Ramdev ya se manifestó el año pasado por el mismo asunto, pero en aquella ocasión la Policía irrumpió en Ramlila para poner fin a las protestas, y una persona murió durante la evacuación del recinto, del que el yogui intentó huir vestido de mujer.