El secretario de Estado de Cooperación Internacional de España, Jesús Gracia, consideró hoy "una irresponsabilidad" decir que los campamentos de refugiados saharauis son seguros y anunció que el Gobierno trabaja con Argelia para que los cooperantes españoles puedan pernoctar en la ciudad de Tinduf.

En declaraciones a EFE, Gracia subrayó asimismo que el personal de la ONU destinado en la zona "pernocta siempre en la ciudad de Tinduf", con unas condiciones de seguridad que no existen en los campos de refugiados donde trabajan los cooperantes españoles.

El secretario de Estado precisó así las declaraciones del jefe de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (Minurso), Omar Bachir Manis, quien afirmó que no hay motivos para que los empleados extranjeros que la ONU tiene trabajando en los campamentos saharauis sean evacuados por motivos de seguridad.

Tras puntualizar que desconocía el contexto en el que Manis hizo sus declaraciones, Gracia recalcó que "es una irresponsabilidad decir que hay una zona de seguridad en los campamentos", porque se trata de "una zona realmente insegura", como atestiguan "distintos documentos" del Departamento de Estado de EEUU y de los servicios de inteligencia puestos en conocimiento del Gobierno español.

En este sentido, el responsable de seguridad del Frente Polisario, Ibrahim Mahmud Mahmud, reconoció a EFE en Rabuni (Argelia) que se han visto obligados a blindar los campamentos de refugiados para intentar evitar secuestros, con medidas como la construcción de muros de arena.

Ante las "amenazas ciertas" contra los cooperantes de las que tuvo información el pasado día 28 de julio, el Gobierno español decidió la evacuación voluntaria de todos aquellos que quisieron regresar y mantuvo reuniones con ONG y Comunidades Autónomas, así como con el Ejecutivo argelino y el Frente Polisario para reforzar los protocolos de seguridad de estas personas, explicó Gracia.

El secretario de Estado resaltó que los españoles que deciden viajar allí "deben tener en cuenta todas esas advertencias, esa situación de inseguridad en la región" y afirmó que el Gobierno está trabajando para que la actividad de los cooperantes en la zona "se pueda volver más segura".

El Sahel en general "es una de las zonas en este momento más peligrosas del mundo", con una "gran cantidad de elementos terroristas", debido a la presencia de células afines a Al Qaeda y mercenarios.

El área de Tinduf, donde se encuentran los refugiados saharauis, se caracteriza por una mayor concentración de cooperantes españoles y una "mayor vulnerabilidad", explicó.

También hay cooperantes españoles en países de la región, como Mali y Níger, pero no salen nunca de la capital, dijo Gracia, quien recordó que para la comunidad internacional es una prioridad solucionar el problema de las células de Al Qaeda que han tomado el norte del territorio maliense y disponen de "una base segura para sus operaciones de terrorismo y bandidaje".

En ese contexto, recordó que España trabaja en el seno de la Unión Europea para prestar apoyo a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDAO) frente a estos grupos terroristas.

Señaló asimismo que en la UE y en la ONU se trabaja estos días "a contrarreloj" para intentar consensuar una resolución del Consejo de Seguridad que permita intervenir en Mali.