Acababa de ganar su segunda medalla olímpica de bronce seguida y Jackeline Rentería ya estaba pensando en una tercera.

"Esto es para Dios y para todo mi país", declaró Rentería el jueves luego de envolverse en una bandera de Colombia tras doblegar a la ucraniana Tetyana Lazareva en la disputa de uno de los bronces de la división de 55 kilos de la lucha libre. "Ganar dos medallas en Olimpiadas es una alegría muy grande, espero que sean tres".

La pequeña deportista morena de 26 años había alcanzado su primera medalla olímpica cuatro años antes en los Juegos de Beijing, y en Londres repitió la hazaña después de ir a un repechaje. El otro bronce en la categoría de 55 kilos fue para la azerbayana Yuliya Ratkevich.

El oro se quedó con la japonesa Yoshida Saori, la gran favorita, y la canadiense Tonya Verbeek se llevó la plata.

En su primer combate, Rentería despachó a la norcoreana Kum Ok Han, para después medirse a la ecuatoriana Lissette Antes Castillo, a quien también derrotó.

En cuartos de final tuvo su único tropiezo de la jornada, cuando fue derrotada por la canadiense Verbeek, quien demostró clara superioridad física sobre la colombiana.

"No sé qué pasó (contra Verbeek), no he tenido tiempo de evaluarlo. Ya tendré tiempo de pensar en ese combate y evaluar lo que pasó", comentó sobre la lucha que le impidió alcanzar al menos la plata.

Con su victoria en la disputa por el bronce, Rentería se convirtió en la única latinoamericana en cosechar medallas en la jornada del jueves, tras la eliminación de la ecuatoriana Antes Castillo, la venezolana Marcia Andrades y la brasileña Joice da Silva.

En la categoría de 72 kilos participó también la colombiana Ana Talia Betancur, pero fue eliminada en su primer combate por la española Maider Unda, quien tuvo el apoyo de una pequeña multitud que acudió al ExCel Center de Londres con banderas vascas.