La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton pidió el jueves a las autoridades nigerianas que refuercen sus labores de inteligencia para combatir la creciente violencia sectaria.

Clinton ha propuesto que Nigeria forme una "célula de fusión de inteligencia" que combinaría la información de la inteligencia militar, los servicios de espionaje, la policía y otros organismos federales, estatales y municipales. Esa célula coordinaría además actividades contra el terrorismo y sería un contacto con los organismos extranjeros de espionaje, dijeron funcionarios del Departamento de Estado.

Los funcionarios agregaron que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a esa entidad con expertos en organización, entrenamiento y pertrechos, incluyendo computadoras, y agregaron que Clinton ofrecerá la ayuda al presidente nigeriano Goodluck Jonathan y su nuevo asesor de seguridad nacional, Mohamed Dasuki, ya que Estados Unidos espera que amplíe las labores de información y espionaje.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque Clinton no ha iniciado aún sus encuentros con las autoridades nigerianas.

Estados Unidos está cada vez más preocupado por la amenaza planteada por grupos integristas en el oeste de Africa como la banda islamista Boko Haram en Nigeria y las células afiliadas a al-Qaida en el norte de Malí.

Boko Haram busca la implementación estricta de la sharia, la ley islámica, en toda Nigeria. El grupo terrorista está acusado de más de 650 muertes en lo que va del año, según un conteo de The Associated Press.

Además de asuntos de seguridad, Clinton hablaría con los funcionarios nigerianos sobre asuntos de buen gobierno, el estado de derecho y la corrupción.

Nigeria sufre una epidemia endémica de corrupción. Tras reunirse con el presidente, Clinton hablará con los miembros de la liga que busca combatir este mal.

La funcionaria hizo una breve escala en Nigeria durante su recorrido de 11 días por nueve naciones africanas que comenzó en Senegal y le llevó a Uganda, Sudán del Sur, Kenia, Malaui y Sudáfrica. Concluirá su gira africana en Ghana, donde acudirá al funeral del presidente John Atta Mills, fallecido a finales de julio en Benín.

Tras su escala en Benín, Clinton volará a Turquía a fin de conversar sobre la crisis de Siria.