Ahora ya soy una leyenda", aseguró pletórico el jamaicano Usain Bolt, que ha revalidado en Londres 2012 el doblete de la velocidad 100-200 obtenido hace cuatro años en Pekín.

"Conseguí lo que quería. Venía de una dura temporada e hice lo que tenía que hacer", manifestó el velocista caribeño, que se siente como el "atleta más grande en activo".

"Ahora estoy en la misma categoría que Michael Johnson. Estoy honrado. Crecí viéndole batir récords del mundo y era un gran atleta", aseveró.

Bolt reconoció que ganar "los 200 metros fue más duro de lo que esperaba" y que podía "sentir la presión cuando salía de la curva y fue el momento en el que hubo que concentrarse al máximo".

El jamaicano, que tratará también de revalidar el oro en el relevo 4x100, aseguró que es "maravilloso" que Jamaica haya demostrado que es ahora mismo "el país más grande en la velocidad".

Bolt, por otro lado, aseguró que no tenía "nada que demostrar" y que ha mostrado al mundo que es "el mejor" y que ahora quiere disfrutar de él mismo.

"Este es mi momento, no lo olvidaré jamás", indicó Bolt, que manifestó que sabía que el récord del mundo "era posible, pero que "no pudo ser porque la salida de la curva no fue lo suficientemente rápida", y además sintió una "pequeña tensión en la espalda".