La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció hoy un aumento del 300 por ciento en el precio a boca de pozo que se paga a las empresas productoras de gas natural comprimido (GNC), una alza por la que espera a cambio mayores inversiones en el sector.

Al inaugurar una planta de YPF de producción de gasóleo con bajo contenido de azufre, la presidenta anunció que el precio del metro cúbico en boca de pozo del GNC pasará de 0.15 a 0,60 pesos (0,032 a 0,13 dólares).

En un discurso transmitido por la cadena oficial de radiodifusión, Fernández destacó que este incremento supondrá para las empresas una mejora en su rentabilidad de 900 millones de pesos (unos 200 millones de dólares) anuales.

A cambio, dijo, espera que las empresas del sector -donde el 48 % del mercado lo tiene YPF- "respondan con inversiones".

"Yo no doy señales al mercado, No soy ninguna señalera, soy una presidenta, que debe dar señales de racionalidad no solo para el mercado sino para toda la sociedad", dijo la mandataria.

Fernández dedicó buena parte de su discurso a criticar a la prensa que cuestionó su reciente decreto por el que se creó una comisión que supervisará al sector petrolero.

Algunos medios locales informaron que, por ese decreto y su supuesto efecto negativo para las inversiones, el presidente de YPF, Miguel Galuccio, quien busca socios internacionales para la petrolera controlada por el Estado argentino, habría amagado con renunciar a su cargo, algo que fue desmentido hoy por Fernández.

La presidenta dijo que "se quiso montar una campaña" con ribetes de "culebrón mexicano" para "limar la imagen" de YPF y de Galuccio, que desde el pasado 7 de mayo conduce la petrolera tras la expropiación del 51 % de las acciones al grupo español Repsol.

Con respecto a la nueva comisión que regulará el sector petrolero, Fernández sostuvo que existen agencias similares en Brasil y Colombia, incluso con mayores atribuciones.

La nueva comisión, precisó, promoverá la exploración de hidrocarburos y buscará expandir la capacidad de refino, garantizar el abastecimiento de combustibles a precios razonables, asegurar la competencia en el sector con precios parejos entre las empresas y supervisar los planes de inversión de las empresas.

Fernández dijo que hoy también se firmó un acuerdo con las diez provincias productoras de hidrocarburos de Argentina por el cual concretan un pacto de sindicación de acciones entre las tenencias del Estado nacional en YPF y la participación del 25 % que ostentan esos estados provinciales.

En tanto, Galuccio dijo al inaugurar la nueva planta en la localidad bonaerense de La Plata que YPF ha logrado desde la nacionalización aumentar la utilización de la capacidad de refino y disminuir las importaciones de combustibles.

La planta inaugurada hoy tiene capacidad para elaborar 1.750 millones de litros anuales de gasóleo con bajo contenido de azufre -combustible que hasta ahora se importaba- y demandó una inversión de 1.500 millones de pesos (unos 326 millones de dólares).

YPF, en la que el grupo español Repsol mantiene una participación del 12 %, registró en el primer trimestre del año una ganancia neta de 1.294 millones de pesos (281,3 millones de dólares), un 18,9 por ciento menos que en el mismo período del año anterior.