El Vaticano anunciará el próximo lunes el resultado de la instrucción del caso sobre el supuesto robo de documentos secretos de la Santa Sede llevado a cabo por el mayordomo del papa Benedicto XVI, el italiano Paolo Gabriele, detenido el pasado mayo.

Así lo comunicó hoy a los periodistas el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, quien explicó que está previsto que comparezca ante los medios de comunicación en el Vaticano en torno al mediodía (10.00 hora GMT) del próximo día 13 para informar de los resultados de esa instrucción.

En un principio el Vaticano había dicho que los pasados lunes y martes se conocería si Gabriele finalmente tendrá que afrontar un juicio bajo la acusación de robo con agravantes de documentos reservados enviados al pontífice, pero ya este fin de semana fuentes vaticanas apuntaron la posibilidad de que el resultado de la instrucción tardaría aún algo más en llegar.

Lombardi explicó que la redacción definitiva de las conclusiones de la fase de instrucción se ha prolongado más de lo previsto y que su publicación no podrá llegar antes del 13 de agosto, toda vez que ese es el último día disponible porque después comienzan las vacaciones para la magistratura vaticana.

A la espera de saber si irá a juicio, Gabriele permanece en arresto domiciliario desde que el pasado 21 de julio las autoridades judiciales vaticanas decidieran sacarle de la celda de seguridad dentro del territorio del pequeño Estado de la Ciudad del Vaticano en la que había permanecido tras su detención el 24 de mayo.

El mayordomo del papa ha permanecido desde entonces junto a su familia en su domicilio, situado en territorio vaticano y donde se encontraron papeles secretos de la Santa Sede que constituyen la principal prueba del supuesto delito de robo con agravantes.

Los abogados del mayordomo del papa, Carlo Fusco y Cristiana Arru, creen que lo más probable es que Gabriele sea enviado a juicio al concluir la instrucción que ha llevado a cabo el juez instructor Piero Antonio Bonnet, quien se hizo cargo del caso tras la primera fase "sumarial" de la investigación iniciada por el promotor de Justicia del Vaticano (fiscal), Nicola Picardi.

En todo este tiempo, Gabriele, quien puede enfrentarse a una pena de hasta 6 años de cárcel, ha sido interrogado en varias ocasiones y un eventual juicio, en el caso en el que se decidiera su enjuiciamiento, se celebraría después del otoño.

El escándalo de las filtraciones de documentos reservados de la Santa Sede se desató a principios de año, cuando una televisión italiana sacó a la luz unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU, Carlo María Viganò, en las que denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

A mediados de abril, el papa creó una Comisión Cardenalicia, presidida por el español Julián Herranz, para esclarecer el robo y filtración de cientos de documentos privados, y el 19 de mayo pasado se publicó el libro "Sua Santità", de Gian Luigi Nuzzi, con un centenar de nuevos documentos filtrados desde el Vaticano que desvelan tramas e intrigas en el pequeño Estado.

Por el momento, el mayordomo del Papa es el único detenido por este caso, en el que se sigue buscando al llamado "cuervo" o "cuervos" vaticanos, los autores de la filtración de estos documentos.