Una colección de cromos dedicada a Pablo Escobar se vende en barrios pobres de la ciudad colombiana de Medellín al calor del éxito de una serie televisiva sobre el sanguinario narcotraficante, aunque por poco tiempo más, pues las autoridades han anunciado que decomisarán todo el material.

Fuentes de la Policía Metropolitana de Medellín dijeron a Efe que las operaciones de decomiso se iniciarán hoy o mañana, mientras se sigue investigando quiénes están detrás de la colección y su procedencia.

El álbum de 16 páginas, que se vende al equivalente a 11 centavos de dólar y un sobre con cuatro cromos a 5,5 centavos, tiene el título que una exitosa serie de televisión que desde fines de mayo se emite en Colombia, "Pablo Escobar, el patrón del mal".

De los "promotores" de la colección, que firman como "Producciones Cosmovisión", supuestamente con sede en Bogotá, y ofrecen premios a quienes antes completen el álbum de 128 cromos, no se conocen ni direcciones ni teléfonos.

En el álbum solo aparece un apartado de correos, que es falso.

"No es el mejor ejemplo. Emular este tipo de personajes no es un asunto de poder y de riqueza, sino de muerte, dolor, tragedia y miseria, y ante esto las instituciones deben hacer presencia", dijo a Efe Luis Fernando Quijano, director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades), una onegé de Medellín.

Desde que hace unos 20 días se supo de la existencia de esta colección, Quijano reclamó la acción de las autoridades para evitar que se siguiera vendiendo en comercios de los barrios mas pobres de la ciudad.

Medellín fue sede de una de las organizaciones criminales más grandes en la historia de Colombia, que estuvo capitaneada por Escobar hasta su muerte en 1993 a manos de la fuerza pública y hoy está extinguida.

Los reclamos de Quijano y de profesores, académicos y organizaciones de padres de familia han sido finalmente escuchados por las autoridades.

El secretario interino de Gobierno de Medellín, Sergio Zuluaga, anunció hoy que las autoridades harán "los controles que sean necesarios para incautar material ilícito", como el álbum de Escobar.

Zuluaga también coincidió con quienes rechazan este tipo de cromos y dijo que "sin duda alguna no se debe estar permitiendo en el imaginario de nuestros jóvenes" idealizar a personajes como el fallecido jefe del cártel de las drogas.

Entre tanto, todavía se ven en pequeños comercios de una decena de barrios de la llamada Comuna Nororiental de Medellín grandes avisos con la leyenda "Llegó el álbum de Pablo Escobar" y una fotografía del narcotraficante.

Algunos tenderos de los barrios de la Comuna Nororiental consultados por Efe señalaron que los "distribuidores" del álbum, al ser consultados por los premios que promueven al que complete los 128 cromos, "prometieron regresar" con balones y dispositvos electrónicos, como ipads y mp3.

En los cromos se alternan fotografías reales de Escobar y otras de la serie de televisión. La portada es una foto del jefe del cártel de Medellín en primer plano y en la contraportada una de la serie televisa en la que aparece con una mujer frente a una de sus avionetas y el suelo repleto de pétalos de flores.

Para Quijano, quienes compran el álbum y los cromos se deben preguntar quién era Escobar y "sus amigos dirán: 'era un hombre muy importante, muy rico, un hombre que le ayudaba a los pobres, que se enfrentó al Estado y tenía mucho dinero, mucho poder'".

Después, un niño podrá decir: '¿porqué no emular a esa persona?'", subrayó.

El director de Corpades advirtió que, además del álbum, circulan y se venden otro tipo de materiales como "vídeos y películas piratas y anónimas" que "también ensalzan la vida de Escobar".