El presidente mundial de Toyota, Akio Toyoda, visitó hoy a la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, a quien le anunció que el grupo invertirá 500 millones de dólares en la construcción de una fábrica de motores en el estado de Sao Paulo.

Tras la reunión con Rousseff, Toyoda explicó a periodistas que la fábrica se instalará en la ciudad de Porto Feliz y que la previsión del grupo de origen japonés es que empiece a operar a mediados de 2015.

En esa planta serán producidos motores para los modelos Etios y Corolla que se fabrican en el país, que de ese modo pasarán a tener un "85 por ciento" de componentes nacionales, indicó.

Toyoda calculó que esa nueva fábrica generará en su primera fase entre 600 y 700 empleos directos.

El presidente mundial de Toyota se encuentra en Brasil para asistir mañana a la inauguración de la tercera planta del grupo en el país, que comenzará a operar en la ciudad paulista de Sorocaba.

Esa fábrica demandó inversiones de unos 600 millones de dólares y a partir de mañana estará en condiciones de producir cerca de 70.000 vehículos por año, según los cálculos del grupo nipón.