En los últimos 16 torneos major de golf se han impuesto 16 jugadores distintos. Y ninguno de ellos se llama Tiger Woods.

Luke Donald también se ha quedado con las manos vacías. Así como Lee Westwood y Steve Stricker.

A Dustin Johnson y Adam Scott se les negó de manera agonizante, mientras Rory McIlroy ganó el Abierto de Estados Unidos en 2011, pero este año no pasó el corte.

¿Cual es el jugador que más necesita ganar esta semana el PGA Championship? La lista es amplia.

"Si ganara un major, creo que sin duda aumentaría mi popularidad, y el hecho de que sería un poco más conocido", dijo Donald, quien ocupa el primer lugar del mundo, pero no ha ganado en ninguna de sus 35 participaciones en majors como profesional. "En términos de preparación, siento que lo he intentado todo. Al final todo se reduce a ser capaz de rendir durante esa semana".

Ya se trate de jugadores con 14 títulos de majors, como Woods, o con ninguno, como Donald, el PGA Championship es la última oportunidad del año para ganar uno. Eso quizás no agregue un sentido de urgencia para todo el mundo, pero aporta un poco de drama adicional, especialmente cuando hay tantos jugadores de elite ávidos de un gran triunfo.

Woods no ha ganado un torneo major desde el Abierto de Estados Unidos en 2008, y su búsqueda del récord de 18 majors ganados por Jack Nicklaus está estancada.

"Imagino que me va a tomar toda una carrera. Me va a llevar mucho tiempo", dijo Woods. "Jack no terminó la suya hasta que tenía 46 años, así que si te guías por esos tiempos, aún me quedan 10 años más. Cuatro majors más son un montón. Todavía tengo suficiente tiempo".

Woods ganó por cinco golpes en Bay Hill, remontó para ganar el Memorial, y se recuperó al final para triunfar en el Congressional. Así que ha sido un buen año para él.

Donald, por su parte, terminó empatado en el quinto lugar en el Abierto Británico de este año. Esa fue una señal alentadora después de que no superó el corte en el Abierto de Estados Unidos.

"Después del Abierto de Estados Unidos estaba muy decepcionado por como manejé la situación mentalmente. No golpeé la bola tan bien, y tal vez eso añadió algo de ansiedad", dijo Donald.

Donald describió el Abierto Británico como un avance importante.

Westwood, por su parte, ha terminado en siete ocasiones entre los primeros tres lugares en torneos major, la mayor cifra para alguien que no ha ganado uno desde que comenzó el Masters en 1934. Ahora, cuando tiene 39 años, es difícil decir cuántas buenas oportunidades le quedan. Lo mismo ocurre con Stricker, de 45 años, que también intenta ganar un major por primera vez.

McIlroy tenía 22 años cuando ganó el año pasado el Abierto de Estados Unidos, y su potencial parecía casi ilimitado. ¿Su mejor resultado en un major en el 2012? Empatado en el 40mo lugar en el Masters.

Una victoria en Kiawah Island esta semana sería una señal de que enderezó su camino, y de nuevo se encamina al ascenso.