El club Sao Paulo anunció hoy la venta de los derechos federativos sobre el centrocampista Lucas Moura al París Saint Germain (PSG) francés por 108,3 millones de reales (unos 53,3 millones de dólares), el mayor valor ya recibido por un equipo brasileño por una transferencia de un jugador al exterior.

Lucas Rodrigues Moura da Silva, que era pretendido por clubes como el Real Madrid español, el Inter de Milán italiano y el Manchester United inglés, jugará en Brasil hasta enero de 2013, cuando tendrá que presentarse en el club francés, según un comunicado divulgado hoy por el Sao Paulo.

Pese a que el club tricolor consiguió garantizar la presencia de su astro hasta el final del Campeonato Brasileño, que concluye en diciembre, el conjunto francés se comprometió a desembolsar el valor acordado inmediatamente.

Lucas, que el próximo lunes cumplirá 20 años, está actualmente concentrado con la selección brasileña que disputa los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y que puede conquistar un oro inédito el sábado en la final contra México.

El centrocampista, que también es jugador de la selección absoluta de Brasil y uno de los posibles convocados para el Mundial de 2014, ingresó al Sao Paulo a sus 13 años y pasó por diferentes categorías antes de ser llamado para el conjunto profesional en agosto de 2010.

Como jugador del Sao Paulo fue campeón de la Copa Nike en 2007, bicampeón del Mundialito sub'17 en España, campeón de la Copa Dallas y campeón de la Copa Sao Paulo de juveniles.

Como jugador de la selección brasileña ha sido campeón del Sudamericano sub'20, en cuya final anotó tres de los seis goles con que Brasil se impuso a Uruguay.

El centrocampista ha sido convocado en ocho oportunidades por el técnico de la selección absoluta de Brasil, Mano Menezes.

"Sao Paulo desea que Lucas tenga el más retumbante éxito en esa nueva etapa de su carrera que se inicia en 2013 y confía plenamente en ese éxito ya que el jugador está totalmente listo para el fútbol europeo", según el comunicado del club.

Pese a su corta edad, Lucas fue el jugador más caro entre los que disputaron el Campeonato Brasileño del año pasado después del campeón mundial Ronaldinho Gaúcho.

Ello debido a que el centrocampista firmó el año pasado un contrato que lo vincula al Sao Paulo hasta diciembre de 2015 que prevé una multa de 80 millones de euros en caso de rescisión unilateral.