Los legisladores en Puerto Rico se otorgaron un incremento salarial en momentos en que la isla se prepara para un referéndum cuyo objetivo es recortar sus ingresos y prestaciones.

El incremento molestó a muchos y es el resultado de que los legisladores no hayan extendido una ley de 2008 que congelaba sus salarios durante cuatro años.

Si los votantes rechazan el referéndum del 19 de agosto, el sueldo base de los legisladores se incrementaría de 74.000 a 81.000 dólares. Además verían un aumento en su estipendio diario por alimentos, que fluctúa entre 152 y 160 dólares.

Varios legisladores exigieron el miércoles una sesión extraordinaria para votar en contra del incremento.

El referendo también pregunta si se deben reducir los escaños en el Senado y la cámara baja.