El poeta chileno Nicanor Parra recibió hoy el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2012 en una ceremonia en la que estuvo representado por su nieto Cristóbal Ugarte, quien leyó un original y sarcástico discurso de su abuelo que arrancó carcajadas a los asistentes.

El galardón, dotado con 60.000 dólares, fue entregado en el palacio de La Moneda por el presidente chileno, Sebastián Piñera, quien opinó que el próximo premio para Parra debería ser el Nobel.

El padre de la antipoesía, de 97 años, se quedó en su casa del pueblo costero de Las Cruces y, como ya hizo el pasado abril en la ceremonia de recepción del Premio Cervantes, envió a su joven nieto a recogerlo y a leer un discurso.

Ugarte recitó en primer lugar el "poema 20" de la popular obra de Pablo Neruda "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" y a continuación el "poema 21" de Parra, en el que el antipoeta juega con el significado y la acentuación de las palabras.

"Y en el parque a oscura y solos/ nos quisimos cual tortolos./ Pasó veloz el tiempo árido y/ a los meses el márido era yo, de aquella a quien/ creía pura y virgén./ Llevaba un mes de casado / lo recuerdo fue un sabado./ La pillé besando a un chico/ feo, flaco y raquitico", recitó Cristobal Ugarte entre las risas del auditorio.

Tras estos versos, Parra agradeció un premio que, según su opinión, es "tan contundente como inmerecido".

"Irregularidades como ésta no debieran volver a repetirse. Yo por mi parte me querellaré contra quienes resulten responsables. Hay una sola explicación posible: el precario estado de salud en el que se debate el anciano decrépito", aseguró Parra por boca de su nieto.

"Este es un premio a la longevidad, acabo de salir de mi tercera operación de la próstata. 'To pi or no to pi, that is the question' (orinar o no orinar, esa es la cuestión)", agregó Parra, parafraseando con sorna los versos de William Shakespeare (Hamlet).

Mayor de nueve hermanos artistas, entre ellos la cantautora folclórica Violeta Parra, el antipoeta nacido en San Fabián de Alico el 5 de septiembre de 1914 usa el "lenguaje del pueblo" para su poesía, en la que pone al hombre común enfrentado a sus dilemas de la vida corriente.

Parra la antipoesía es la poesía de lo cotidiano, algo que ya dejó claro en 1954 cuando proclamó que "durante 50 años la poesía ha sido el paraíso del tonto solemne".

Esta particular visión provocó que a lo largo de su carrera aflorara alguna discrepancia con defensores de la poesía clásica, entre ellos el propio Pablo Neruda (1904-1973), con quien tuvo una particular relación de admiración y rivalidad.

Tal vez por ello, Parra no se olvidó en su discurso de su compañero y rival y perpetró un verso dedicado al poeta premio Nobel de 1971: "con ayuda y sin ayuda, triunfaremos con Neruda", aseveró.

El presidente chileno, en tanto, se refirió a la relación entre ambos poetas al asegurar que "Neruda y Parra se querían y se respetaban".

"Neruda tuvo un férreo compromiso con la política (...) y Parra también es un hombre de izquierdas, pero prefirió siempre escapar de ese compromiso formal para ser un hombre que buscaba la verdad, más que un hombre que tenía posesión de la verdad", opinó el líder derechista.

Además del presidente chileno, la ceremonia contó con la presencia del ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, así como miembros de la familia Neruda.

El Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda fue instituido en 2004, con ocasión del centenario del nacimiento de Neruda y antes que Parra lo han obtenido el mexicano José Emilio Pacheco (2004), el argentino Juan Gelman (2005) y el peruano Carlos Germán Belli (2006).

Los siguientes ganadores fueron la cubana Fina García Marruz (2007), la chilena Carmen Berenguer (2008), el nicaragüense Ernesto Cardenal (2009), el peruano Antonio Cisneros y el chileno Óscar Hahn (2011).