Hungría se embolsó el miércoles dos medallas de oro en el canotaje de los Juegos Olímpicos de Londres, gracias a las victorias en kayak para dos ocupantes en la rama de hombres y para cuatro en la de mujeres.

Las húngaras Gabriella Szabo, Danuta Kozak, Katalin Kovacs y Krisztina Fazekas impusieron un nuevo récord olímpico, de un minuto, 30.827 segundos, en la regata de 500 metros en kayak, y de paso pusieron fin al dominio ejercido por Alemania sobre esta variante durante 16 años.

Las alemanas se llevaron la plata y Bielorrusia obtuvo el bronce.

Fue el primer oro de Hungría en esta competición desde Barcelona 1992. Alemania se perdió lo que hubiera sido su quinto triunfo olímpico en la prueba.

Hungría había conseguido sólo la plata en los últimos tres Juegos Olímpicos, pero había cosechado los tres campeonatos mundiales más recientes.

Más temprano, Rudolf Dombi y Roland Kokeny se hicieron del oro en los 1.000 metros en kayak para dos, en un final tan apretado con sus rivales portugueses que debió recurrirse a la fotografía para determinar al triunfador.

Dombi y Kokeny son los primeros ganadores húngaros de esta prueba. Cruzaron la meta apenas a cinco centésimas de segundo de Fernando Pimenta y Emanuel Silva.

Los alemanes Martin Hollstein y Andreas Ihle consiguieron la medalla de bronce.

En la primera final de la jornada, el noruego Eirik Veras Larsen se adjudicó el título de campeón olímpico en los 1.000 metros en kayak, al superar al canadiense Adam van Koeverden, también en un apretado final.

Larsen, campeón de esta regata en Atenas 2004, finalizó con un tiempo de tres minutos, 26.462 segundos, al llegar medio largo adelante de Van Koeverden. El alemán Max Hoff se llevó el bronce.

Van Koeverden, ex monarca olímpico en la prueba de 500 metros en kayak, se clasificó como el más rápido, y buscaba mejorar el octavo lugar que obtuvo en los 1.000 metros en Beijing 2008. Tras llevar la ventaja a la altura de los 750 metros, fue rebasado por Larsen, de 36 años.

Larsen consiguió la plata en esta misma prueba, hace cuatro años.

En la regata de canoa para uno, sobre una distancia de 1.000 metros, el triunfador fue el alemán Sebastian Brendel, quien añadió el oro olímpico a los títulos que ha cosechado en los últimos tres campeonatos europeos.

Brendel se apoderó de la punta en la segunda mitad de la regata, para ganar en tres minutos, 47.176 segundos. El español David Cal Figueroa estuvo casi un segundo atrás, para quedarse con la presea plateada, mientras que Mark Oldershaw, de Canadá, alcanzó el bronce.

El alemán de 24 años fue el competidor más joven en la final. Llegó a Londres 2012 sólo con un boleto de último minuto. Había quedado fuera después de que su pala se rompió en las eliminatorias del Mundial del año pasado en Szeged, Hungría.

Mathieu Goubel, de Francia, había sido el más rápido de la clasificación, pero quedó sin posibilidades después de los primeros 250 metros.