Cuenta Mariana Pajón que prácticamente nació montada en una bicicleta.

Con la friolera de 14 títulos mundiales a sus 20 años, la colombiana inició el miércoles la lucha por el oro olímpico en la categoría de BMX, la más joven de las disciplinas del ciclismo en los Juegos Olímpicos.

"El proceso está hecho hasta llegar acá a Londres", dijo a The Associated Press. "Mi principal rival soy yo misma".

Pajón, gran favorita al oro, se clasificó tercera en la primera ronda, consistente en una prueba individual contra el crono alrededor del espectacular circuito de curvas, baches y saltos de 430 metros de longitud.

La contrarreloj, en la que tomaron parte 16 ciclistas, sirvió para asignar los puestos de salida — de mejor a peor tiempo — en las semifinales del jueves, en las que las participantes ya correrán agrupadas.

La final del bicicros, que se incluyó por primera vez en el programa olímpico en Beijing 2008, se disputará el viernes.

"Me sentí bien, la pista es la más linda en la que corrí", explicó. "Es perfecta para mí. Es técnica, larga y a mí me encanta saltar y aquí se salta todo el rato".

Se puede decir que Pajón aprendió a andar y montar en bicicleta casi al mismo tiempo. Su padre y su hermano eran grandes apasionados de este deporte y a la colombiana pronto le picó el gusanillo.

"Mi papá y mi hermano eran grandes apasionados y acá estoy", señaló.

Abanderada colombiana en la ceremonia inaugural, Pajón podría dar a su país el segundo oro de su historia en unos Juegos tras el conseguido por pesista María Isabel Urrutia en Sydney 2000.

"Estoy orgullosa de representar a mi país", dijo. "Ser favorita es sólo energía positiva".

La otra participante latinoamericana en categoría femenina, la venezolana Stefany Hernández, finalizó la crono en 12ma. posición, aunque también con buenas sensaciones.

"Se trataba de conocer un poco la pista", afirmó Hernández. "Será diferente cuando partamos todas juntas en la largada".