No es el pedaleo riguroso que exige el velódromo ni la dureza de la ruta. Los "bici-voladores" del ciclismo BMX ya han aterrizado en Londres.

Y lo hicieron con buenas sensaciones para los representantes latinoamericanos.

Los ciclistas de América Latina que toman parte en la prueba dijeron el miércoles que el circuito de BMX de los Juegos Olímpicos se adapta mejor a sus condiciones y que esperan poder acceder a la lucha por las medallas.

Al igual que en la categoría de mujeres, los hombres compitieron en una contrarreloj individual para asignar las posiciones de salida en los cuartos de final del jueves, en la que correrán agrupados y con más riesgo de caídas y toques en una pista salpicada de baches, saltos y curvas donde se mezclan técnica y velocidad.

"Es una pista muy técnica, feliz que sea así, nos conviene más a los colombianos", dijo Andrés Jiménez, quien finalizó quinto de 32 ciclistas de una jornada que sirvió para asignar el orden de posiciones en la fase de eliminatorias.

"En Sudamérica estamos acostumbrados a las pistas difíciles y ésta es muy, muy técnica con muchos saltos. De pronto en Europa y Estados Unidos están más acostumbrados al pedaleo", agregó Jiménez.

"Es perfecta para mí. Es técnica, larga y a mí me encanta saltar y aquí se salta todo el rato", dijo la también colombiana Mariana Pajón.

El circuito masculino de Londres tiene una longitud de 470 metros, 40 metros más largo que el femenino, del que se parte de una rampa de ocho metros, en la que los ciclistas pueden alcanzar una velocidad de 50 kilómetros por hora y saltar hasta cinco metros con la bicicleta en el primer obstáculo.

Jiménez, de 25 años, se quedó a un paso de la medalla en Beijing 2008, en el que el bicicros debutó como disciplina olímpica. En Londres, quiere sacarse la espina del amargo cuarto puesto.

"Todos los 32 tienen un chance de medalla", explicó. "Pero para mí es la revancha de hace cuatro años y consiga la medalla de Colombia y para mí".

Su compatriota Carlos Oquendo clasificó en 14ta. posición y también se mostró satisfecho en el debut en la competición.

"Estamos bien. La vuelta estuvo bueno y la idea es difrutar de la eliminatoria mañana (jueves)", señaló Oquendo, de 24 años. "Es una pista muy rapida. Las condiciones se dan para competir muy bien".

El ecuatoriano Emilio Falla, de 26 años, fue otro de los que también estuvo hace cuatro años en Beijing. En aquella ocasión una caída le apartó de la final. En los Panamericanos de Guadalajara 2011, también sufrió una caída y estuvo cuatro meses apartado de la competición.

En el BMX, las caídas y golpes en las carreras agrupadas son bastante habituales cuando los ciclistas tratan de luchar por las mejores posiciones en la curva.

"Soy uno de los ocho corredores que repite de Beijing y llegar hasta aquí ha sido un logro", afirmó Falla, que cronometró el 24to. tiempo de la serie. "En las elminatorias habrá que salir rápido de la rampa, evitar quedar encerrado y los percances".

La prueba individual ya deparó algunos incidentes, como el del letón Edzus Treimanis, que perdió el control de su bicicleta en la última recta bacheada y se golpeó violentamente contra el suelo. Treimanis cruzó la meta andando con una visible brecha en la cara de la manaba abundante sangre.

Finalmente, el joven argentino Ernesto Pizarro, de 21 años, concluyó la prueba contra el crono en la 26ta. plaza, mientras que otro de los considerados favoritos, el brasileño Renato Rezende lo hizo en la octava plaza.