Los embajadores de la Unión Europea (UE) celebrarán este viernes una reunión extraordinaria para estudiar posibles medidas de respuesta a la expulsión de diplomáticos suecos de Bielorrusia, según ha informado hoy una fuente comunitaria.

En el encuentro, que se celebrará ese día por la tarde en Bruselas, se tratará exclusivamente la polémica con el gobierno de Minsk, según ha explicado esa fuente.

Bielorrusia anunció hoy que retira su embajada y todo su personal diplomático acreditado en Suecia e instó al Gobierno de Estocolmo a hacer lo mismo antes del próximo día 30.

Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso, estas medidas no suponen la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países.

La decisión fue adoptada después de que Suecia replicara con la expulsión de dos diplomáticos bielorrusos a la negativa de Bielorrusia de prorrogar la acreditación al embajador sueco en Minsk, Stefan Eriksson.

Además, la cancillería bielorrusa indicó que el Gobierno sueco negó la entrada en país al nuevo embajador de Bielorrusia, por lo que la misión en Estocolmo quedó reducida a dos funcionarios diplomáticos de bajo rango.

Según numerosos analistas y medios de comunicación, la decisión de Minsk de expulsar a Eriksson puede deberse al incidente ocurrido el pasado 4 de julio, cuando un avión sueco procedente de la vecina Lituania lanzó centenares de ositos de peluche con paracaídas y pequeñas pancartas en defensa de la libertad.

"Libertad de expresión, ya", "Apoyamos la lucha de los bielorrusos por la libertad de expresión", rezaban algunas de las pancartas que fueron lanzadas con ocasión del Día de la Independencia nacional en el noroeste del país.

El pasado viernes la UE expresó ya su preocupación por la expulsión del embajador sueco y advirtió con posibles represalias.

En los últimos meses, el bloque ya ha aprobado nuevas sanciones contra el régimen del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, considerado el último dictador de Europa.