El tifón "Haikui" ha tocado tierra esta madrugada en el este de China, donde se ha evacuado por seguridad a cerca de 1,2 millones de personas.

Sólo en Shanghái, de 23 millones de habitantes, se ha trasladado a distintos refugios, en estadios y escuelas, a unas 374.000 personas.

"Haikui", que podría ser el primer tifón que pone en apuros a la capital económica del país desde 2005, también ha obligado a la evacuación preventiva de más de 467.300 personas en la provincia de Zhejiang y de 74.300 en Jiangsu.

El tifón, con fuertes lluvias y vientos de hasta 150 kilómetros por hora, entró en la costa china por la aldea de Hepu, en la provincia oriental de Zhejiang, a las 03:20 hora local (19:20 horas GMT), y su llegada ya ha empezado a causar inundaciones.

Según recoge hoy la agencia oficial Xinhua, unas 130 personas se han visto incomunicadas en tres hoteles rurales de Linan, a unos 200 kilómetros de Shanghái, de los que 123 han sido rescatados ya.

Al menos 6.327 barcos han quedado anclados en el puerto mercante de la ciudad, el más activo del planeta, ante el estado del Mar de la China Oriental, donde se esperaban ya ayer olas de entre 6 y 9 metros, según la Central de Control de Inundaciones del Gobierno de Shanghái.

El "Haikui" es el primer tifón que podría pasar de lleno por la ciudad oriental desde el "Matsa", que dejó 25 muertos en agosto de 2005, ya que el "Wipha", que en septiembre de 2007 amenazaba con ser el más potente en impactar contra Shanghái en varias décadas, se desvió poco antes de alcanzarla, para convertirse en unas horas en tormenta tropical.

"Shanghái se ha librado de docenas de tifones en los últimos, años, pero éste puede que sea el primero que represente un desafío real desde 2005", alertó ayer el vicealcalde de Gestión Urbana y Defensa Civil de la municipalidad, Shen Jun.

Ante esa perspectiva, la ciudad ha suspendido todas las actividades organizadas al aire libre, ha cerrado todos los parques, ha suspendido las clases en los centros educativos y ha prohibido cualquier tipo de obras de construcción al aire libre, informa hoy el diario "Shanghai Daily".

Al menos 237 vuelos se cancelaron el martes en los dos aeropuertos comerciales de la metrópoli y las aerolíneas locales cuentan con que la anulaciones continúen hoy, sobre todo en vuelos regionales hacia las ciudades del sureste del país.

"Haikui" es el tercer tifón que azota el este de China en la última semana, tras el paso de "Saola" y "Damrey", que dejaron 23 muertos y nueve desaparecidos, a los que se suman los 13 muertos y tres desaparecidos que dejaron las lluvias del fin de semana en la provincia central de Hubei (centro).