El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos estudia un plan para extender la zona fronteriza en Nuevo México unos 50 kilómetros (30 millas) para permitir a algunos mexicanos hacer visitas más profundas dentro de territorio estadounidense.

La secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano dijo el miércoles que la propuesta pretende extender la restricción fronteriza en Nuevo México a casi 90 kilómetros (55 millas), de los 40 kilómetros (25 millas) actuales, para los portadores de visas de cruce fronterizo.

Los cambios propuestos permitirían a los portadores de estos permisos viajar a Deming y Las Cruces, Nuevo México. Quienes promueven la medida dicen que estimulará el turismo y el comercio. Asimismo, podría reducir la cantidad de trámites para la patrulla fronteriza al momento de procesar los documentos de los visitantes.

Los cambios están programados ser publicados el jueves en el registro federal y el público tendrá 60 días para emitir sus comentarios al respecto.