El pasado mes de julio fue el más caluroso registrado hasta ahora en la historia de Estados Unidos, según informó hoy la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés).

La temperatura media fue de 25,3 grados centígrados, 1,8 grados centígrados por encima de la media del siglo XX y superó por unas décimas al mes de julio de 1936, que figuraba como más cálido desde que la NOAA comenzó sus registros en 1895.

Además, hasta la fecha, los siete primeros meses de 2012 han sido los más cálidos y más secos de media que cualquiera de los años precedentes, mientras que las precipitaciones se han situado 4,8 milímetros por debajo de la media para esta época del año.

Estas condiciones se han asociado al gran número de incendios que ha sufrido este verano el país. Sólo en julio 2 millones de acres (810.000 hectáreas) fueron arrasadas por el fuego en todo el país, casi medio millón de acres (202.000 hectáreas) por encima de la media.