El Festival de Edimburgo, una de las citas culturales más importantes del año en el Reino Unido, abre este jueves sus puertas con espectáculos de música, ópera, teatro, cine y danza, y la participación de unos 3.000 artistas de 47 países.

Desde mañana y hasta el próximo 2 de septiembre, turistas británicos y extranjeros poblarán las calles de la capital escocesa para disfrutar de una gran variedad de actividades, desde los gaiteros escoceses hasta obras de Hamlet, danza contemporánea o música de Brahms, Mendelson, Verdi y Strauss.

Los organizadores del festival esperan una gran presencia de extranjeros al coincidir con los Juegos Olímpicos de Londres, por lo que confían en que mucha gente se acerque hasta Edimburgo.

Entre las novedades de esta edición figura la participación del coreógrafo español Nacho Duato, el dramaturgo y director chileno Guillermo Calderón y el violonchelista brasileño Antonio Meneses.

Nacho Duato trae su "Gnawa", una coreografía que combina la espiritualidad y el ritmo del Mediterráneo con un repertorio de música de sonidos españoles y norteafricanos.

Calderón presenta "Villa+Discurso", dos obras en una que reflejan la trágica historia de Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet y también el mandato de la expresidenta Michelle Bachelet.

En "Villa" varias mujeres evalúan distintas propuestas sobre qué hacer con Villa Grimaldi, un centro de tortura y exterminio de la dictadura de Pinochet, mientras que "Discurso" corresponde a las últimas horas de Bachelet en el Gobierno de 2006 a 2010.

El brasileño Meneses se unirá a la pianista portuguesa Maria Joao Pires, que interpretarán la sonata "Arpeggione" de Schubert y también trabajos de Mendelson.

Como no podía ser de otra manera en este año olímpico, el deporte tendrá presencia en Edimburgo a través de la participación de miles de personas que cada noche correrán con trajes iluminados hasta la conocida colina "Arthur's Seat" para iluminarla al ritmo de música.

Al coincidir con Londres 2012, la próxima semana habrá una cumbre cultural en el Parlamento de Holyrood, impulsada por el Gobierno británico, el autónomo escocés y el British Council.

A esta reunión acudirán ministros de Cultura de distintos países para abordar la influencia de los eventos culturales en la cooperación internacional.

Entre otros, en Edimburgo podrá verse una versión polaca de la obra de William Shakespeare "Macbeth", una adaptación de Grzegorz Jarzyna ambientada en el año 2008 en el conflicto de Oriente Medio.

De Shakespeare también se verá "Sueño de una Noche de Verano", a cargo del director y diseñador ruso Dmitry Krymov, considerado una de las personalidades más creativas de su generación.

El director suizo Christoph Marhaler trae a Edimburgo su adaptación de "My Fair Lady", mientras el rumano Silviu Purcarete presenta su versión de "Los viajes de Gulliver", la sátira política del escritor Jonathan Swift, en colaboración con el músico y compositor irlandés Shaun Davey.

En el teatro Usher Hall se presentará la Orquesta Filarmónica de Londres, que ofrecerá las sinfonías completas de Szymanowski y Brahms, en tanto que la Opera Nacional de Gales interpretará "Tristán e Isolda", de Richard Wagner, dirigido por Lothar Koenings.

La última noche, el domingo 2 de septiembre, Edimburgo se iluminará con un gran espectáculo de 100.000 fuegos artificiales al ritmo de la música, según anunciaron los organizadores.

El Festival de Edimburgo nació en 1947 con la intención de dar a conocer al público representaciones de todo el mundo, ejecutadas por los mejores intérpretes, con el fin de enriquecer la vida cultural de Europa.

Hoy está considerado como uno de los festivales más importantes del mundo, aunque su público sea en gran medida escocés. Viviana García