El velocista colombiano Paulo Villar cayó hoy en la semifinal olímpica de los 100 metros vallas, el mismo resultado que firmó hace cuatro años en los Juegos de Pekín 2008.

Villar, de 34 años, no pudo pasar del séptimo puesto en la segunda serie, donde también competía uno de los favoritos a las medallas, el estadounidense Aries Merritt, primero con un tiempo de 12,94 metros.

El colombiano, que paró el cronómetro en 13,63 segundos, se acercó a su mejor marca de la temporada ,13,55, que estableció ayer en la primera ronda, pero quedó lejos de su mejor marca personal, 13,27, con la que hubiera entrado en la final por tiempos.

A pesar de la eliminación, Villar, cuartofinalista en la prueba en Atenas 2004, se mostró "satisfecho" con su actuación en Londres: "Estuve en una marca muy cercana a la que hice ayer, eso significa que estoy en un nivel estable, y es lo que ahora me emociona y me importa", afirmó el corredor.

"No pienso que se me niegue (entrar en una final olímpica). Haber sido semifinalista no es nada que desmerezca. Vencí a rivales muy fuertes, así que estoy muy satisfecho. Si la final no se da es porque Dios así lo quiere para mí, no me desalienta para nada", sostuvo el subcampeón panamericano.

Villar sufrió una "molestia muscular" a principios de año que afectó a su preparación de cara a los Juegos Olímpicos: "Eso impidió que hiciera la misma preparación del año pasado, pero traté de mantenerme y aquí estoy, hice una marca realmente buena que me permitió estar en la semifinal. Estoy satisfecho con lo que hice", dijo el velocista.

"Traté de salir lo más rápido que puede, el grupo se adelantó un poco y traté de alcanzarlos, pero es una prueba corta, de 110 metros, muy técnica", señaló el colombiano.

Al concluir la prueba en el Estadio Olímpico de Stratford, al este de la capital británica, Villar hizo un gesto con las manos dedicado a su esposa, embarazada de su primer hijo.

"Supongo que mi esposa estará contenta, ella sabe que independientemente de con quién compita o cómo compita yo voy a dar lo mejor de mí, y eso es lo importante al final", relató el colombiano, que solo se plantea sobre su futuro "descansar" y "disfrutar" de su esposa y de su familia.