El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, pronosticó hoy un crecimiento cero de la economía británica para este año por la crisis en la eurozona, las medidas de austeridad aplicadas en el Reino Unido y las duras condiciones del crédito.

Al dar a conocer un informe sobre la inflación y la economía, King modificó su pronóstico para este año frente al que había dado el pasado mayo, cuando el Banco de Inglaterra estimó el crecimiento en el 0,8 por ciento.

Para 2013, se estima que la economía del Reino Unido crezca un 1,9 por ciento, frente al 2,4 por ciento anticipado en mayo.

En cuanto a la inflación, el banco emisor estima que a finales de año puede alcanzar el objetivo que tiene marcado el Gobierno, del 2 por ciento, frente a la cifra actual del 2,4 por ciento, mientras que a finales de 2013 caerá aún más, al 1,3 por ciento.

Al tiempo, Mervyn King dijo que es muy probable que los tipos de interés no suban por encima de su porcentaje actual -del 0,5 por ciento- hasta el año 2015 debido a la situación económica.

El responsable del banco admitió que el Reino Unido "navega en aguas turbulentas y las tormentas siguen viniendo de la zona del euro" y la "economía seguirá afrontando vientos en contra".

Según explicó, la crisis del euro perjudica las exportaciones del Reino Unido y los esfuerzos para estabilizar la economía "requerirá tener paciencia" pues la recuperación será "un proceso largo y lento".

El banco emisor inglés reiteró su preocupación sobre la amenaza que la crisis de la moneda única europea tiene en el crecimiento económico británico, por lo que ve necesario una respuesta efectiva de los ministros de finanzas de la eurozona.

El Reino Unido atraviesa una recesión tras encadenar tres trimestres consecutivos de contracción económica, el primero de ellos a finales de 2011, cuando el PIB se contrajo un 0,4 %, y durante los dos primeros trimestres de 2012.

Entre enero y marzo de 2012, el Producto Interior Bruto se contrajo un 0,3 %, mientras que la economía británica también experimentó otra caída del 0,7% en el segundo trimestre del año.