Un 15,4 % de los homicidios en 2011 en Bogotá tuvo algún tipo de relación con las drogas, según un estudio presentado hoy por la Alcaldía de la capital colombiana, en medio de la polémica generada por la propuesta del alcalde de la ciudad, Gustavo Petro, de crear centros de consumo controlado para los adictos.

El informe "Dinámica de Expendio y Consumo de Drogas en Bogotá", realizado por el Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana, dependiente de la Alcaldía, señala que de los 1.632 homicidios registrados en la ciudad entre enero y diciembre de 2011, 252 (15,4 %) estuvieron relacionados con los estupefacientes.

El director del organismo, Rubén Darío Ramírez, que presentó hoy en rueda de prensa el informe, explicó que unas 7.000 personas consumen bazuco (residuos de cocaína) en las calles de Bogotá.

Pese a no ser la droga más consumida es la que más impacto crea ya que sus adictos, mayoritariamente hombres de bajo estrato, viven en la calle y la ingieren allí, según Ramírez.

De acuerdo con el estudio, la marihuana es la sustancia de mayor consumo en Bogotá, con unos 125.000 usuarios, 70.000 de los cuales pueden ser considerados como dependientes o que practican un consumo abusivo, mientras que la cocaína la toman unas 9.000 personas en la ciudad.

Con estas cifras, el equipo de Gobierno de Petro defendió la propuesta de instalar Centros de Atención Médica para Adictos a las Drogas (Camad), como estrategia para reducir el crimen y el microtráfico y en los que prevén atender a 3.500 drogadictos.

En ese sentido, el secretario de Salud de Bogotá, Guillermo Alfonso Jaramillo, explicó que en septiembre la Alcaldía tiene previsto poner en marcha dos unidades móviles CAMAD a las que se unirían dos más en los siguientes meses.

Esto sería mientras la Alcaldía intenta convencer al Gobierno Nacional para llegar a un acuerdo para poder crear los centros permanentes, un acuerdo en el que intervendría el Congreso de la República.

Con este fin, Petro ya solicitó una reunión con el presidente del país, Juan Manuel Santos, y el director general de la Policía, general José Roberto León, para explicarles el contenido de la propuesta, aseguró el secretario privado de la Alcaldía, Jorge Rojas.

La propuesta, reiteró Rojas, está encaminada a "prevenir, rehabilitar y disminuir el daño" que produce la droga y está basada en las experiencias de otros países, como España o Suiza, donde ya existen este tipo de centros.

En tanto, el procurador general, Alejandro Ordóñez, advirtió hoy que la propuesta es inconstitucional, ilegal, contraria a la dignidad humana y al interés general.

Ordóñez, que se dirigió a Petro a través de una misiva, también le requirió que adopte las medidas oportunas para poner bajo control las zonas de distribución y consumo de drogas, conocidas como "ollas", como el Bronx de Bogotá.