Los portavoces para Iberoamérica en el Congreso del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Francisco González, y del Partido Popular (PP), Guillermo Mariscal, se mostraron hoy satisfechos por la visita realizada a Venezuela para conocer el sistema electoral con vistas a los comicios de octubre.

Tanto González como Mariscal llegaron a tierras venezolanas el pasado lunes invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para conocer el sistema y las máquinas de votación que se emplearán en las elecciones presidenciales del 7 de octubre, aunque también han podido reunirse con representantes del oficialismo y la oposición.

"En el aspecto relacionado con lo que hemos venido a ver, que es el voto automatizado y el sistema de control de ese voto, no hay ninguna discrepancia y nos vamos muy satisfechos de lo conocido en ese aspecto", indicó a Efe Mariscal, que forma parte de una delegación en la que además hay representantes de otros países.

Destacó que durante la visita fueron acompañados por los responsables del CNE y se entrevistaron con representantes "al más alto nivel" tanto del comando de campaña del presidente venezolano, Hugo Chávez, que aspira a la tercera reelección, como del candidato de unidad de la oposición, Henrique Capriles.

Alrededor de 19 millones de venezolanos están llamados a participar en las elecciones presidenciales, en las que ejercerán el voto mediante máquinas electrónicas que computarán los sufragios como parte de un sistema controlado por el CNE.

El legislador popular señaló que "hay una vigilancia muy cercana, muy estrecha tanto del Polo Patriótico (que aglutina al oficialismo) como de la Mesa de la Unidad (plataforma opositora) y ambas organizaciones están en la sintonía" de que el empleo del sistema electrónico de voto "es positivo".

Indicó que, "como no puede ser de otra manera", ambas partes mantienen discrepancias en cuanto al desarrollo del proceso electoral, aunque puntualizó que no habían viajado a Venezuela para abordar ese aspecto.

"El estricto proceso de escrutinio y recuento de votos va a ser avalado por ambas formaciones, independientemente de que por parte de ambos comandos nos hayan manifestado preocupaciones en cuanto al proceso de la campaña, pero eso es otra cuestión que no forma parte de lo que hemos venido a hacer aquí", dijo.

En todo caso destacó que "el hecho de que ninguna formación política esté pidiendo la abstención habla bien a las claras de que hay un deseo de respetar las reglas del juego y eso para un demócrata es positivo".

González declaró a Efe que la visita, que concluirá mañana, jueves, ha sido "interesante".

"La invitación del CNE era para en cierta forma conocer el sistema de votación y a eso es a lo que nos estamos reduciendo", indicó el legislador socialista.

"Estamos satisfechos del conocimiento del sistema y entendemos que han desarrollado un buen sistema de votación electrónica y un sistema que es fiable por todas las reuniones, además, de tipo técnico que hemos tenido", agregó.

El parlamentario socialista subrayó que "la opinión generalizada tanto de las organizaciones políticas como de periodistas con los que hemos podido hablar (...) es que la fiabilidad del sistema es un denominador común; es un sistema viable que garantiza el proceso de votación democrática", dijo.

González señaló que les han hablado de la posibilidad de que los parlamentarios puedan asistir a las elecciones del 7 de octubre bajo la figura del acompañante, que prevé la legislación local, algo que aún deberá ser confirmado.

Mariscal agregó que la presencia de los diputados españoles pretende también contribuir al "diálogo fluido" entre ambos países y a "cimentar respeto desde la distancia o desde la diferencia" política que pueda existir.

"Cuanto mejor y mayor relación tengamos mejor", dijo.