El diputado Ronaldo Nogueira pidió hoy al Congreso brasileño que cree una comisión especial para investigar los fallos en el servicio de telefonía móvil en el país, que en las últimas semanas llevaron al Gobierno a sancionar a varias empresas.

Nogueira, del oficialista Partido Laborista Brasileño (PTB, por su sigla en portugués), formalizó la solicitud ante la Mesa Directora de la Cámara de Diputados, que para aprobarla deberá constatar que tiene apoyo de por lo menos 171 legisladores.

El diputado sostuvo que las operadoras de telefonía móvil cobran "las tarifas más altas del mundo" y que ofrecen a cambio "servicios pésimos", que el mes pasado llevaron al Gobierno a presionarlas para que hagan nuevas inversiones y mejoren la atención a sus clientes.

Puso como ejemplo que la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), organismo oficial que regula el sector, llegó a prohibir el mes pasado la venta de líneas de las operadoras TIM, Oi y Claro en varias regiones del país, debido a que no estaban en condiciones de responder a la demanda.

Esa medida fue suspendida dos semanas después de adoptada, luego de que las empresas se comprometieron a realizar nuevas inversiones a fin de mejorar sus servicios y reducir sus tarifas.

La firma Vivo, del grupo Telefónica, que lidera el sector en Brasil, fue la única de las grandes operadoras que no llegó a ser sancionada, pero aún así la Anatel le exigió que presente un plan para corregir supuestas deficiencias denunciadas por clientes.

El ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva, consideró "innecesario" que el Congreso se dedique a investigar un asunto que ha comenzado a resolverse.

"Si la investigación es para eso, creo que es un desperdicio", declaró hoy a periodistas el ministro, quien explicó que lo acordado con las empresas permitirá que la tarifa promedio por minuto, que es de 0,45 reales (0,22 dólares), se reduzca a 0,31 reales (0,15 dólares) en el plazo de dos años.