La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, felicitó hoy al pueblo ecuatoriano por el 203 aniversario de su Independencia, que se celebra este viernes, y subrayó los "fuertes lazos familiares" que unen a los dos países.

En un comunicado, Clinton subrayó los "casi dos siglos" de cooperación entre Estados Unidos y Ecuador, desde la apertura en 1825 del consulado estadounidense en Guayaquil, un primer paso para el establecimiento de relaciones diplomáticas completas en 1848.

"Hemos desarrollado una relación de múltiples facetas, con un creciente comercio, fuertes lazos familiares y un compromiso con la democracia representativa", señaló la titular de Exteriores estadounidense.

"Tanto si lo celebran en las adoquinadas calles del Quito colonial, en el Malecón de Guayaquil o en cualquier otro sitio, espero que su año les traiga buena salud y prosperidad", concluyó Clinton.

Las relaciones entre EE.UU. y Ecuador mejoraron este año con el restablecimiento de embajadores en las capitales, que se encontraban descabezadas tras la orden de expulsión en abril de 2011 a la jefa de legación estadounidense Heather Hodges, por un cable divulgado por WikiLeaks sobre supuesta corrupción en la Policía ecuatoriana.

Nathalie Cely, exministra coordinadora de la Producción de Ecuador, presentó el pasado enero sus credenciales como nueva embajadora al presidente estadounidense, Barack Obama, mientras que Adam Namm llegó al país suramericano el pasado mayo para encabezar la misión de Washington en el país.

Sin embargo, ha habido puntos de tensión como la amenaza del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de expulsar del país a la agencia de cooperación de Estados Unidos (Usaid), debido a su supuesta financiación de organizaciones no gubernamentales "que hacen oposición" política.

Las diferencias sobre la reforma de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y las relaciones de Quito con Irán han sumado tensión a unos lazos que sin embargo se mantienen fuertes en el área económica, donde Ecuador espera ver una renovación, en 2013, de las preferencias arancelarias (ATPDEA, por su sigla en inglés).