Centroamérica y la República Dominicana se comprometieron hoy a reforzar sus políticas públicas para erradicar el trabajo infantil, que afecta a unos dos millones de menores en la región, e involucrar en la tarea a todos los sectores de la sociedad.

"El trabajo infantil (...) es un obstáculo para el desarrollo sostenible de nuestros países, es por ello que su erradicación requiere una acción conjunta y coordinada de todos los sectores y agentes sociales", señalaron los ministros y representantes gubernamentales al concluir los dos días de su reunión en Panamá.

En la llamada "Declaración de Compromisos" los participantes destacaron que la región ha adoptado una estrategia detallada en una hoja de ruta que permitirá hacer de América Central y República Dominicana una "zona libre" de trabajo infantil.

Los representantes gubernamentales llamaron la atención sobre la necesidad de que todos los actores sociales que intervienen en la lucha contra el trabajo infantil, incluidos los Gobiernos, trabajadores, empleadores y la sociedad civil, deben colaborar de manera armónica en su prevención y erradicación.

También instaron a los Gobiernos locales de cada uno de los países firmantes del documento, a impulsar estrategias e implementar acciones dirigidas a combatir el trabajo infantil desde los municipios.

En el último día de actividad, los ministros y viceministros de Centroamérica y la República Dominicana hicieron hoy un recuento del trabajo y los esfuerzos que realizan de manera particular para la prevención y erradicación del trabajo infantil.

El ministro salvadoreño del Trabajo, Humberto Centeno, dijo a los periodistas que la reunión cumplió su cometido, ya que se pudieron intercambiar experiencias y criterios sobre algunas prácticas efectivas que se realizan en ciertos países para erradicar el trabajo infantil.

No obstante, Centeno aclaró que este es un reto para todos los países, que en los últimos años han aumentado su inversión pública, principalmente en el sector rural, donde hay un porcentaje muy elevado de niños trabajando en vez de estar en un centro de estudio.

"La mayor parte de nuestros países están realizando programas sociales que favorecen a las familias, sobre todo a las más necesitadas, para que éstas envíen a sus hijos a las escuelas y de esta forma sacarlos de este asunto", destacó el funcionario salvadoreño.

Dijo que la Declaración de Compromisos será presentada en la tercera Conferencia sobre el trabajo infantil que se celebrará en octubre del próximo año en Brasil.

Según un informe de la OIT de 2010, en el mundo existen 215 millones de niños y niñas trabajadores, 115 millones de ellos ocupados de las "peores formas", como la prostitución, tráfico de drogas y conflictos armados.

El mismo documento reveló que en Centroamérica y la República Dominicana hay unos dos millones de niños que realizan algún tipo de trabajo, principalmente en el sector informal.

En el encuentro participaron los ministros de Trabajo y altos representantes de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Belice, República Dominicana y Panamá.