La colombiana Carolina Castillo no tenía la intención de irse a casa luego de sólo cuatro minutos en el tapiz, pero la derrota en la lucha libre no logró quitarle el gusto de competir en los Juegos Olímpicos.

"Hubo un poco de mala suerte. Me tocó una de las mejores y tampoco pude entrar en el repechaje", dijo Castillo, de 21 años, tras abandonar el centro de Exposiciones de Londres, Excel.

Castillo sucumbió con parciales de 2-1 y 2-0 el miércoles ante la mongolesa Olgontsetseg Davaasukh en la primera ronda en la categoría de los 48 kilos.

La colombiana fue la primera en sumar en el primer asalto, pero luego no pudo encontrar la fórmula para neutralizar las arremetidas de Davaasukh en el resto del combate.

La colombiana se mantuvo largo rato a la expectativa de un repechaje por el bronce. Esa posibilidad dependía de una victoria en octavos de final de Davaasukh, pero la mongolesa cayó sorpresivamente 5-0 ante la polaca Iwona Matkowska en octavos de final.

Destacó que inicialmente se dedicó a la gimnasia y después pasó a la lucha.

"He aprendido a subir poco a poco en la lucha, tengo condiciones y espero volver a disfrutar otros Juegos", comentó la ganadora del bronce en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.