La británica Nicola Adams, la irlandesa Katie Taylor y la estadounidense Claressa Shields se alzaron el jueves con las tres primeras de medallas de oro repartidas en el boxeo femenino de los Juegos Olímpicos.

Alentada por sus compatriotas, Adams abrió la tanda de finales con un sorpresivo triunfo 16-7 sobre la china Ren Canca en la final del peso mosca.

Taylor se consagró en la división ligera, mientras que Shields se llevó el título mediano.

Londres 2012 abrió las puertas por primera vez el boxeo femenino en los juegos.

Adams, quien había perdido ante Ren en las últimas dos finales de los mundiales, mandó a la china a la lona en el segundo asalto con una combinación de golpes y finiquitó el combate con clase.

Taylor también se arropó con el respaldo atronador de irlandeses al vencer 10-8 a la rusa Sofya Ochigava.

En un combate muy defensivo, Taylor marcó diferencia en el tercer asalto, que ganó 4-1.

Taylor ha ganado los últimos cuatro títulos mundiales y se ha ganado adeptos por su vistoso estilo. Ochigava es la única que le hace sombra a Taylor en su división y la rusa criticó el miércoles a Taylor al afirmar que los jueces y árbitros la consienten a la horas de los fallos.

Luego que el boxeo masculino estadounidense cumplió en Londres un papelón sin precedentes al despedirse sin medallas de ningún tipo, Shields salvó el honor con un oro para las mujeres tras derrotar 19-12 a la rusa Nadezda Torlopova.

Shields apenas tiene 17 años y sobre el tinglado se lució con su pegada y bailoteos al vencer a su rival de 33 años. Shields le sacó la lengua a Torlopova tras esquivar varios golpes en el último asalto.

La adolescente ganó el único oro del equipo de 12 boxeadores de Estados Unidos. La otra presea fue un bronce de Marlen Esparza en la división mosca.