El Senado brasileño aprobó un proyecto de ley que aparta la mitad de los lugares en las universidades federales para los egresados de secundarias públicas con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades.

El proyecto de ley fue aprobado el martes por la noche, indicó la agencia de noticias estatal de la cámara alta.

Los espacios reservados serán distribuidos entre estudiantes negros, mestizos e indígenas de manera proporcional con base en la composición racial de cada estado, señaló el Senado.

Ahora el proyecto pasará al escritorio de la presidenta Dilma Rousseff, que se espera lo apruebe.

El senador Paulo Paim dijo a la agencia de noticias que la propuesta de ley beneficiará a la mayoría de los estudiantes brasileños porque sólo uno de cada 10 estudiantes es egresado de escuelas privadas.

La Corte Suprema falló previamente este año que es constitucional que las universidades destinen cierto número de lugares para miembros de cada raza.

Brasil es el país que más habitantes tiene de ascendencia africana salvo por Nigeria. De las 192 millones de personas que viven en territorio brasileño, 51% son negros o mestizos.

Quienes apoyan esta propuesta de ley aseguran que es necesaria la asignación de becas, el apartado de cupos universitarios según la raza y otras políticas orientadas a que más mestizos y negros brasileños lleguen a las universidades para compensar los errores históricos como la esclavitud, siglos de desigualdad económica y una sociedad en la que personas blancas tienen una mayoría abrumadora de los puestos de liderazgo en el gobierno y a nivel empresarial.

"El proyecto de ley hace justicia social con la mayoría de la población brasileña", dijo la senadora Ana Rita.

El senador Aloysio Nunes Ferreira votó en contra de la propuesta, bajo el argumento de que "le pone una camisa de fuerza a las universidades porque viola su autonomía".