El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Juan Jiménez, y las autoridades de cuatro regiones del país rechazaron hoy la existencia de "grupos radicales antidemocráticos" en la huelga de maestros que lleva más de 40 días en esas localidades.

Jiménez firmó hoy una declaración con los presidentes regionales de Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Puno en la que manifestaron que la huelga de maestros públicos es ilegal y le causa "un daño irreparable a los niños".

En el documento remarcaron que la educación en estas cuatro regiones tiene bajos niveles de aprendizaje y requiere de una atención prioritaria y el mayor compromiso de las autoridades, los maestros y la ciudadanía.

La huelga de un sector del sindicato de profesores en esas regiones busca mejoras salariales para los maestros, pero varios de los dirigentes que encabezan las protestas son militantes de una organización política que busca la excarcelación del fundador de la banda Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, condenado por terrorismo.

El Ministerio de Educación les ha pedido a estos dirigentes hacer un deslinde público con Sendero, pero los líderes gremiales se han negado aduciendo que su militancia política no importa.

El Gobierno reafirmó, en la declaración, su propósito por una reforma del magisterio que reivindique a los maestros en su dignificación, con mejores condiciones de trabajo, con capacitación, con mejores remuneraciones y con mayores responsabilidades con los alumnos.

En los últimos días se han sucedido diversas marchas y protestas de los maestros en Puno, Ayacucho y Huancavelica, y asimismo los alumnos y sus padres han salido a las calles a reclamar el retorno de los profesores a las aulas para evitar que sus hijos pierdan el año escolar.