Un documental narrado por el actor Andy García y centrado en la historia de cinco cubanos que se sumaron a la Revolución pero acabaron presos del castrismo y hoy viven en un mismo pueblo de EE.UU., será estrenado el 14 de agosto en el Festival de Cine Internacional de Nueva York.

"Contacté a Andy García porque es una persona muy versada en el tema y porque para él es algo muy personal", afirmó hoy en una entrevista con Efe la directora y productora venezolana Gladys Bensimon, autora de "Celebrating Life in Union".

El actor cubano-estadounidense, que se hace cargo de la narración tanto en la versión en inglés como en español, se siente "muy identificado" con esta historia, porque su familia también tuvo que salir de Cuba, "al igual que miles de personas", dijo Bensimon.

El filme narra la historia de estos cubanos que terminaron en las cárceles del castrismo después de haber luchado en la Revolución y ser "traicionados por su líder" Fidel Castro, según la cineasta, quien destacó la "hermandad" que les ha mantenido unidos y décadas después viven en Union City (Nueva Jersey).

"Sus historias me conmovieron, sobre todo verles llorar al recordar cómo mataron a sus amigos, como Aldo Chaviano, el único que sobrevivió de un grupo de 19 personas, que vio como fusilaban a sus compañeros", dijo Bensimo.

"¿Cómo una persona puede sufrir tanto?. Creo que lo que les ha mantenido vivos es esa hermandad, compartir su dolor, es como una terapia", argumentó la cineasta venezolana.

Los protagonistas del documental son Chaviano, condenado a 26 años de prisión; José Gutiérrez Solana y Aurelio Candelaria, que cumplieron 10 y 26 años de cárcel, respectivamente, así como Ángel Alfonso y Aniceto Cuesta, que pasaron 20 y 13 años encerrados, todos ellos residentes en Union City (Nueva Jersey).

El menor de ellos tenía 15 años de edad y el mayor 19 cuando se unieron al movimiento que derrocó en 1959 al dictador Fulgencio Batista, liderado por un joven Fidel Castro, cuyas imágenes de aquella época aparecen también en el documental.

"Eran jóvenes trabajadores, estudiantes universitarios, maestros, agricultores, que lucharon contra Batista", recordó Bensimon, quien agregó que "la idea era que Castro, después de 18 meses en el poder, llamaría a elecciones, lo que no ocurrió".

"Después de todo ese esfuerzo, fueron traicionados por Castro y terminaron liderando una revolución en su contra en las Montañas de Escambray" que les llevó a terminar en la cárcel, dijo la cineasta y activista de derechos humanos.

Bensimon conoció a los exprisioneros a través de un amigo que la invitó a una reunión del grupo y se enamoró de sus historias, aunque le tomó dos años llevarlas al cine, porque para ellos "fue difícil recordar" lo que sufrieron durante su encarcelamiento.

"Fue un proceso porque la gente no te dice todo lo que ha sufrido. Son gente sencilla y lo que les ha mantenido vivos es la esperanza, la hermandad. Cada vez que sale alguien de la cárcel le ayudan", señaló.

La cineasta entrevistó al escritor Huber Matos, de 93 años, un excomandante de la revolución que renunció a seguir los pasos de Fidel ante la promesa incumplida de convocar elecciones, por lo que fue acusado de traición y su caso provocó que un grupo de jóvenes tomaran las armas contra Castro.

En el documental, uno de los expresos políticos, Ángel Alfonso, dice que conocer el caso de Huber Matos le "quitó la venda de los ojos a toda la juventud" cubana.

Por su parte, Chaviano dice que Fidel Castro les "engañó" y que ante su "traición", decidieron empuñar el rifle otra vez.

"Pensamos que podíamos ganar'", señaló Chaviano, mientras que Aniceto Cuesta asegura en la cinta que fue tratado peor "simplemente por ser negro".

"Celebrating Life in Union" yuxtapone las historias de los exprisioneros con las de sus familias, que rezaron para que sobrevivieran a las ejecuciones.

Los protagonistas de esta historia asistirán a la presentación del documental en Nueva York. "Será un homenaje para ellos", dijo.