El móvil del ataque a un templo sij que dejó seis feligreses muertos sigue siendo un misterio y las autoridades no han identificado a ningún otro responsable que el atacante, informó el miércoles el FBI.

La agente especial del FBI a cargo, Teresa Carlson, dijo en una conferencia de prensa que, según los investigadores, Wade Michael Page se suicidó de un disparo a la cabeza después de ser baleado por la policía.

Las autoridades habían dicho antes que un policía lo había ultimado.

Carlson dijo que las autoridades no habían iniciado ninguna investigación sobre Page antes del ataque del domingo. Los investigadores siguen entrevistando a decenas de personas que pudieron haber conocido a Page mientras tratan de determinar sus motivos, agregó.