El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Tareck El Aissami, informó hoy de que una comisión viajó a Kenia para conocer las investigaciones por el homicidio de la embajadora en ese país, Olga Fonseca, e indicó que la "tesis que cobra fuerza" es la de problemas laborales dentro de esa legación.

El Aissami salió al paso de informes periodísticos que han sugerido sobre la posibilidad de que la muerte de la diplomática estuviera vinculada con el tráfico de drogas y señaló que no han sido notificados "formalmente respecto a esa versión", que atribuyó a la "manipulación" y "tergiversación de algunos medios".

El ministro indicó a periodistas que se baraja la hipótesis de "problemas internos del personal que labora en la embajada" y calificó las versiones sobre el narcotráfico como "historietas comunicacionales para tratar de descalificar la actuación transparente" de Fonseca.

"No sabemos con qué intención, porque lanzan una noticia sin ninguna prueba. Absolutamente no hay ningún indicio que apunte dentro de la investigación al tema del narcotráfico o algún elemento asociado a ello que esté vinculado o relacionado con el homicidio de la embajadora", subrayó.

El Aissami señaló que "una comisión de funcionarios" venezolanos viajó a conocer detalles de la investigación que se lleva a cabo en Kenia.

Indicó que un venezolano está detenido y un keniano es requerido por las autoridades por estar "presuntamente involucrados" con el homicidio de Fonseca, cuyo cadáver fue hallado el pasado 27 de julio en su residencia en Nairobi.

Se refirió así al primer secretario de la Embajada de Venezuela en Kenia, Dwight Sagaray, quien el lunes fue acusado formalmente del asesinato de Fonseca, aunque él se declaró inocente, y a Muhammed Ahmed Muhammed Hassan, amigo íntimo del funcionario venezolano detenido y quien se encuentra en paradero desconocido.

"Nos han colaborado en suministrarnos en detalle todos los elementos de interés criminalísticos y las evidencias que comprometen tanto a la persona detenida como a la (...) solicitada", sostuvo el ministro venezolano, quien destacó que "ha habido una comunicación permanente" en torno al avance de la investigación.

Señaló que las actuaciones de las autoridades del país africano "van bien orientadas" y manifestó su confianza en que con la detención del ciudadano keniano se logre "obtener evidencias más detalladas y esclarecer este repudiable hecho".

"Confiamos absolutamente en la investigación que adelanta Kenia (...) y sabemos que este crimen no va a quedar impune", complementó.