La lucha grecorromana le dio a Irán su tercera medalla olímpica de oro el martes cuando Ghasem Gholamreza Rezaei se impuso en los 96 kilos.

Rezaei superó al ruso Rustam Totrov 2-0, 1-0 y se quedó con un oro que no figuraba en los pronósticos de nadie.

Rezaei finalizó 16to en los juegos de Beijing hace cuatro años, pero una serie de resultados inesperados despejó su camino y el de Totrov hacia la final.

Los bronces fueron para el armenio Artur Aleksanyan y el sueco Jimmy Lidberg.

Hamid Soryan y Omid Noroozi ganaron las otras medallas doradas iraníes.

El sudcoreano Kim Hyeon-woo, en tanto, triunfó en los 66 kilos, en cuya final superó al húngaro Tamas Lorincz 1-0, 2-0.

El georgiano Manuchar Tskhadaia y el francés Steeve Guenot se llevaron bronces.

Dos cubanos se quedaron en las puertas del podio al caer en peleas por el bronce.

Yúnior Estrada perdió 2-0, 1-0 con el armenio Aleksanyan en los 96 y Pedro Isaac Mulens sucumbió ante el francés Guenot 4-0, 1-0 en los 66.

Los venezolanos Erwin Caraballo y Wuileixis Rivas y el ecuatoriano Vicente Huacón cayeron en sus primeros compromisos.

Caraballo, en su primera olimpiada, perdió 0-3, 0-2 ante el estonio Ardo Arusaar en los 96.

"Estos no son unos Juegos Bolivarianos o Sudamericanos", expresó Caraballo a la AP.

Rivas cayó 0-1, 0-1 ante el francés Guenot en los 66, división en la que Huacón sucumbió 1-1, 0-1, 1-3 ante el egipcio Ashraf Elgharabl.

"No lo conseguí, traté fuerte de poder hacer mi trabajo, pero apenas tengo cinco años en este deporte y estoy compitiendo con campeones de 10 y 15 años en el deporte. Me siento orgulloso de estar representando a mi país y a Guayaquil", dijo Huacón.

También en los 66, Mulens cayó 0-1, 0-1 ante el surcoreano Kim Hyeonwoo.