El Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), órgano del Gobierno brasileño, anunció que a partir de hoy demandará judicialmente a los responsables de agresiones a mujeres, a los que exigirá reintegrar el dinero gastado en atenciones.

Asimismo, según los casos, el INSS exigirá en los tribunales una reparación equivalente a los gastos por pensiones derivados de esas agresiones, sean por invalidez o incluso por asesinato, explicó la institución estatal.

La primera de las denuncias, presentada hoy ante un juzgado de Brasilia, se refiere precisamente al asesinato de una mujer a manos de su compañero, ocurrido en 2002 y que generó una pensión en favor del hijo de la víctima.

La iniciativa fue anunciada en el marco del sexto aniversario de la promulgación de una legislación contra la violencia doméstica y de género, bautizada "Maria da Penha" en homenaje a una mujer que quedó parapléjica debido a las agresiones que sufría de su marido.

También hoy, la Secretaría Nacional de Políticas para la Mujer informó de que un servicio telefónico para la recepción de denuncias sobre agresiones de género que opera desde 2006 ha registrado hasta la fecha un total de 2,7 millones de llamadas.

De ese total de casos, 388.900 fueron registrados entre enero y junio pasados y en un 56,5 por ciento se referían a denuncias de violencia física.

Según el mismo balance, en segundo lugar se ubicaron los casos de violencia psicológica, que supusieron el 27,2 por ciento del total, seguidos por las denuncias de violencia moral (12 por ciento) y las agresiones de tipo sexual (2 por ciento). EFE