El mexicano Yahel Castillo llegó hasta el cuarto salto con la anotación más alta en la final trampolín de tres metros, pero en los dos últimos vio esfumarse su ventaja y se quedó sin medallas en los Juegos Olímpicos.

Las altas calificaciones obtenidas en los primeros saltos se redujeron drásticamente en los últimos dos, cuando subieron las marcas de los tres medallistas: el ruso Ilya Zakharov (oro) y los chinos Kai Qin (plata) y Chong He (bronce).

"Así es la competencia", dijo Castillo escuetamente al ser consultado por AP sobre la forma en que se le fue la ventaja.

El clavadista de 25 años fue oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 tanto en trampolín individual como sincronizado.

En Londres se encontró rivales de peso en el ruso y los dos chinos, además del alemán Patrick Hausding y el estadounidense Troy Dumais.

Castillo terminó en el sexto lugar con 492,7 puntos, 63,2 puntos atrás del ruso Zakharov.

"Cualquiera pudo haber ganado, no le resto mérito (al ruso), la verdad es un gran clavadista. Hoy (martes) tiró de maravilla, no falló y se le dieron las cosas", comentó sobre el medallista de oro.

México ha surgido como una potencia en los clavados, aunque sus atletas en la disciplina se han visto superados por los chinos.

"La verdad es un orgullo para mí formar parte de la selección mexicana de clavados, se da lo máximo siempre en los entrenamientos y en las competencias", dijo sobre sus compañeros de equipo.

Castillo alcanzó su mejor calificación, de 95 puntos, en el tercer clavado, con cuatro y medio volteretas hacia adelante. Sin embargo, en el quinto salto su nota cayó a 72 y en el sexto bajó a 64,75, y fue en esas rondas en que los medallistas tomaron la ventaja con sus mejores clavados, que tuvieron un grado de dificultad más elevado.