Los médicos de la Seguridad Social peruana (Essalud) comenzaron hoy una huelga indefinida que desatenderá un millar de cirugías y 70.000 consultas externas de manera diaria, según cuantificó a la prensa local el secretario general del sindicato de la institución, Santiago Vinces Rentería.

Este sindicato convocó un paro nacional en la sanidad pública peruana para reclamar un aumento permanente de los salarios y no temporal como se aprobó para los meses comprendidos entre abril y agosto, donde percibieron un incremento salarial del 15 % para sus más de 40.000 trabajadores.

En los exteriores del hospital limeño Guillermo Almenara los sindicalistas estimaron el seguimiento de la huelga en un 85 %, ya que acordaron unos servicios mínimos del 10 % al 15 % para las áreas de emergencias, cuidados intensivos, servicios de hospitalización y cirugías de emergencias.

"No se atenderán las consultas y las cirugías que no comprometan la vida del paciente porque somos profesionales con alta responsabilidad y una trayectoria de 12 a 15 años que a las justas llegamos a cobrar 2.500 soles al mes (unos 950 dólares)", explicó Vinces.

Para cobrar una cantidad superior los médicos necesitan "hacer horas extra o cubrir guardias", lo que a juicio de Santiago Vinces resulta "injusto".

Según el secretario general del sindicato de Essalud los trabajadores "deberían recibir el mismo trato salarial que los de la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat), quienes cobran entre 5.900 y 14.000 soles mensuales (de 2.240 a 5.320 dólares)".

"Durante el mes de julio pedimos diálogo a las autoridades pero no recibimos respuesta porque piensan que hablar con los trabajadores es un monólogo y prefirieron adoptar la política de la avestruz, así que este paro es la consecuencia de ello", añadió.

Muchos pacientes que acudieron hoy a los hospitales de Lima, y también de otras ciudades peruanas como Arequipa y Piura, se quedaron desatendidos y se encuentran a expensas de reprogramar su cita para más adelante cuando los servicios médicos de la sanidad pública peruana retomen su normalidad.