Las acciones del británico Standard Chartered Bank registraban hoy pérdidas del 16,43 por ciento al cierre de la Bolsa de Valores de Londres, tras revelarse en EEUU que escondió unas operaciones ilegales con entidades iraníes.

El Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York acusó ayer al banco, uno de los cinco más importantes del Reino Unido, de haber ocultado a las autoridades de EEUU unas transacciones ilegales con Irán por 250.000 millones de dólares.

En la primera hora de cotización en el parqué de Londres, los títulos del Standard Chartered se situaban en 1.186 peniques, una caída del 19 por ciento, mientras que al cierre las pérdidas eran del 16,43 por ciento (241,50 puntos), hasta los 1.228,50 peniques.

El banco emplea a 90.000 personas en todo el mundo y está centrado principalmente en los mercados asiáticos.

Según el regulador de Nueva York, durante casi diez años el banco escondió a las autoridades reguladoras cerca de 60.000 transacciones secretas que le proporcionaron cuantiosos beneficios.

El año pasado, el Gobierno de EEUU aumentó la presión sobre el sistema bancario de Irán al identificarlo como "jurisdicción de preocupación prioritaria por lavado de dinero", incluido el Banco Central, las entidades privadas y sus subsidiarias que operan fuera del país.