El venezolano Hersony Canelón terminó el martes su incursión en el ciclismo de pista de los Juegos Olímpicos de Londres y regresa a casa sin metales, pero asegura que se lleva un botín de buenos momentos y experiencia ganada entre los grandes.

"Esta vez no se pudo, pero vendrán otras oportunidades", dijo Canelón a la prensa.

El venezolano fue eliminado tras arribar quinto en la segunda de tres carreras de la segunda ronda. A cuartos de final sólo se clarificaron los dos primeros.

Canelón, de 23 años, admitió que soñaba con clasificarse a la final en buena medida por su firme creencia de que "nada es imposible... en está vida todo es posible con fuerza de voluntad, mucha fe y poco de suerte".

En la ronda clasificatoria, su pase directo a segunda ronda se frustró tras ser el escolta del alemán Maximilian Levy y el holandés Teun Mulder. En el posterior repechaje venció al japonés Kazunari Watanabe.

Canelón, medallista de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara y octavo en la modalidad en el mundial de Melbourne, expresó que "me voy con una experiencia que vale oro, soy joven, estoy en excelente forma y todavía puedo mejor un millón. Me llevó una gran experiencia".

"No estoy conforme porque como todo ciclista en este nivel yo quería esa medalla, además también quería estar en una final con (el británico Chris) Hoy, a quien admiro como deportista y por ser una excelente persona", agregó.

Canelón relató que en el reciente mundial de Melbourne, "lo primero que hizo (Hoy) al bajar de su bicicleta fue felicitarnos y compartir con nosotros ese momento. Esas cosas son las que definen a una buena persona".