Caterine Ibargüen decidió no participar en el salto largo de los Juegos Olímpicos al resentirse de unas molestias físicas y regresó el martes a Colombia, según informó el Comité Olímpico de Colombia.

Ibargüen, medalla de plata en salto triple el domingo, también estaba clasificada para longitud, aunque con una mínima B y lejos de las mejores marcas de las favoritas. Su prueba principal es el salto triple.

La colombiana se resintió de unos problemas de sobrecarga muscular que viene arrastrando en la pierna derecha y se retiró de la competición por prudencia.

Ibargüen se convirtió en la segunda medallista olímpica de la historia del atletismo colombiano, luego del bronce de Ximena Restrepo en Barcelona 1992.