Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron hoy la restitución de la identidad de un joven que fue robado a sus padres durante la última dictadura argentina (1976-1983), con lo que suman 106 los nietos "recuperados" por el organismo humanitario.

Pablo Javier Gaona Miranda, de 34 años, conoció su verdadera identidad mediante un análisis realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), indicó la entidad en un comunicado.

El joven, que se acercó a la organización a raíz de las dudas que tenía sobre su identidad, fue secuestrado el 14 de mayo de 1978, cuando tenía un mes de vida, junto con sus padres, que permanecen desaparecidos.

Pablo es hijo del paraguayo Ricardo Gaona Paiva y la argentina María Rosa Miranda, dos militantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que desaparecieron hace 34 años en Buenos Aires, luego de una reunión familiar en la localidad de Villa Martelli.

En aquel momento, el bebé fue entregado a un matrimonio que lo anotó como hijo propio, entregado por un coronel retirado, primo del apropiador y quien además fue elegido como padrino, añadió el comunicado del organismo.

"Pablo siempre supo que no era hijo biológico, aunque la historia que le contaban era que lo habían traído de la provincia de Misiones", relató la entidad.

"En 2001 empezó a preguntarse si podría ser hijo de desaparecidos. Recién en 2008 manifestó estas dudas a su apropiadora y le dijo que iba a acercarse a Abuelas. Luego de unos rodeos, la mujer le confirmó su sospecha: era hijo de desaparecidos y lo había entregado su padrino", indicó.

Por iniciativa de las Abuelas de Plaza de Mayo, unos 3.300 jóvenes argentinos han acudido a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para investigar su procedencia debido a que se calcula que unos 500 bebés fueron robados a sus padres durante la dictadura militar.

Según el Gobierno argentino y organizaciones humanitarias, unas 30.000 personas desaparecieron durante el régimen.

"Las Abuelas estamos cumpliendo 35 años de búsqueda. Muchas de nosotras se han ido de esta vida sin poder abrazar a su nieto o nieta. Nuestra lucha sigue siendo tan dolorosa y desesperada como al principio, aunque ahora con el agravante de que el tiempo se nos acaba", señaló la nota de la organización.

En julio pasado, el exdictador Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, último presidente de la dictadura, fueron condenados a 50 y 15 años de prisión, respectivamente, por el robo sistemático de bebés durante la última dictadura militar.