El Gobierno de Irán pidió hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que medie para lograr la liberación de unos 50 iraníes secuestrados desde el pasado sábado en Siria por parte de los rebeldes del Ejercito Libre Sirio (ELS).

La ONU confirmó a Efe de que han recibido una carta del ministro de Asuntos Exteriores iraní, Alí Akbar Salehí, en la que pide "la colaboración y los buenos oficios" de Ban "para garantizar la liberación de los secuestrados".

En la misiva, en la que cifra en 48 el número de secuestrados en Siria, el jefe de la diplomacia iraní asegura contar con informaciones que hablan de la muerte de tres de ellos, a los cuales califica de "peregrinos".

"El Gobierno y las familias de los secuestrados agradecerían enormemente la colaboración de las oficinas pertinentes de Naciones Unidas", dice Salehí en la misiva, en la que asegura que los rebeldes sirios han amenazado con acabar "en las próximas horas" con la vida de los cautivos.

El ministro trasladó al máximo responsable de la ONU la "honda preocupación" de su Gobierno por los secuestrados e hizo un llamamiento para que se produzca su "inmediata liberación", mientras recordó que usar a los secuestrados como "escudos humanos" viola "las leyes internacionales y los derechos humanos de civiles inocentes".

Teherán mantiene que los iraníes secuestrados el sábado pasado en Damasco por parte del ELS eran peregrinos que visitaban un lugar santo chií, mientras que sus captores afirman que eran agentes de los Guardianes de la Revolución en misión de reconocimiento.

Tres de los secuestrados han muerto ya supuestamente en un bombardeo gubernamental, mientras que el ELS ha amenazado con ejecutar al resto si siguen los ataques del Ejército gubernamental contra la zona donde se encuentran, según dijo a Efe la portavoz de la red de Comités de Coordinación Local siria, Rafif Juejati.

Entre tanto, Irán remitió este martes a Estados Unidos, por medio de la Embajada de Suiza en Teherán, una nota en la que responsabiliza al Gobierno de ese país de la suerte de los 48 secuestrados, según dijo el viceministro de Exteriores para Asuntos Árabes y Africanos, Husein Amir Abdolahian.

Desde diciembre pasado, al menos 29 iraníes han sido secuestrados por organizaciones armadas opositoras sirias, y varios fueron puestos en libertad después con la mediación de Turquía.

Los rebeldes sirios y Estados Unidos han acusado repetidamente a Irán, el principal aliado del Gobierno de Damasco en Oriente Medio, de apoyar militarmente al régimen sirio con armas, personal y asesoramiento.

Por su parte, Irán acusa a Estados Unidos, sus aliados occidentales y algunos gobiernos musulmanes coaligados con Washington, en especial Arabia Saudí, Catar y Turquía, de armar a los grupos opositores sirios, a los que considera terroristas.