Ministros de Trabajo de Centroamérica y República Dominicana iniciaron hoy en la capital panameña un encuentro en busca de una "estrategia común" para prevenir y erradicar el trabajo infantil en la región.

La jornada, de dos días, fue inaugurada por la ministra panameña de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés, quien resaltó que el trabajo infantil no solo perjudica a las víctimas sino también a los países, ya que ven comprometidos su desarrollo al retardar la educación de sus futuras generaciones.

"El trabajo infantil constituye un serio problema social, cuyas causas obedecen a la pobreza, la falta de educación aceptable y accesible, la actitud de los progenitores, normas y actitudes sociales, entre otros", agregó Cortés.

Destacó que a pesar de que en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se estableció como meta "eliminar el trabajo infantil en sus peores formas para el 2016", los informes revelan que existen dudas de que ese objetivo se logre.

Por su parte, el director del equipo de Trabajo Decente de la OIT, Virgilio Levaggi, dijo que la reunión de Panamá será una "excelente oportunidad" para analizar una estrategia común que permita posicionar mejor el esfuerzo solidario de los países que luchan contra el trabajo infantil.

"Solo así podrán establecer trayectorias de trabajo decente y no espirales descendentes en el mundo laboral", precisó Levaggi.

En el encuentro, que es organizado por la OIT y el Gobierno panameño, participan los ministros de Trabajo y altos representantes de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Belice, República Dominicana y Panamá.